No pierdas de vista la regla del 20-20-20 contra la fatiga visual

El uso excesivo de pantallas puede producir ojos secos, blefaritis, o cansancio ocular, entre otras patologías.

Libertad Digital

Tras muchas horas mirando a una pantalla aparecen en nosotros una serie de molestias en la vista, y es que parpadeamos mucho menos, y no alejamos ni acercamos la vista. Esto nos sucede por ejemplo mientras vemos la televisión, miramos al móvil o al ordenador durante un largo rato, según advierte la Academia Americana de Oftalmología.

Lamentablemente, durante este confinamiento hemos pasado muchas, o mejor dicho, demasiadas horas delante de las pantallas. Como todo lo malo, esto nos ha pasado factura y es que la combinación de más horas delante de la televisión, junto con el teletrabajo y las videollamadas más frecuentes han hecho que pasemos incluso más de 10 horas diarias frente a las pantallas estos meses.

De hecho, el jefe del Servicio de Oftalmología del Hospital Universitario Quirónsalud Madrid, el doctor Carlos Palomino, advierte de que en su consulta está recibiendo a pacientes que han llegado a pasar más de 14 horas al día mirando a las pantallas en estos meses atrás de confinamiento.

"Estas jornadas extendidas están provocando un aumento de patologías como el cansancio en la acomodación, el ojo seco, o el empeoramiento de patologías como la miopía o la vista cansada", avisa el oftalmólogo.

Desde la Sociedad Española de Oftalmología (SEO) subrayan que el uso excesivo de pantallas puede producir ojos secos, blefaritis, o cansancio ocular, entre otras patologías. "Para evitar estas consecuencias los oftalmólogos recomiendan la regla del ‘20-20-20’ (en anglosajón: 20 pies -6 metros-, 20 segundos, 20 minutos). Es decir, mirar a lo lejos durante 20 segundos y cada 20 minutos de trabajo con el ordenador", agrega.

Por su parte, el doctor Carlos Palomino explica que con esta práctica se reduce el estrés que sufren los ojos, a los que les sometemos al estar constantemente mirando a distancias cortas. "Junto con esta recomendación, aconsejamos que las pantallas de los ordenadores siempre las coloquemos por debajo de nuestra línea de visión, así al mirar nuestros ojos se encuentran algo entornados y están menos expuestos al aire y a la evaporación de la lágrima", mantiene el especialista.

En concreto, cita que nuestra visión está diseñada para trabajar en entornos abiertos, que es cuando se siente más cómoda. "Cuando miramos al infinito nuestro sistema visual está relajado. Al mirar a una distancia más cercana obligamos a nuestro sistema visual a trabajar y a realizar un proceso de acomodación visual", señala.

Es más, mantiene que al estar encerrados y mirar largos periodos de tiempo a distancias cortas obligamos a nuestros ojos a un trabajo constante, por lo que el oftalmólogo de Quirónsalud Madrid insiste en la idoneidad de la terapia del ’20-20-20’ para el cuidado de los ojos antes mencionada.

Según advierte, los niños y los mayores son dos grupos de riesgo entre los que ha empeorado su calidad visual tras el confinamiento. En el caso concreto de los menores señala que su sentido de la vista se encuentra en crecimiento, algo para lo que el efecto de las pantallas no beneficia. "Deben desarrollar su visión en espacios libres. Permanecer durante mucho tiempo mirando a distancias cortas o muy cortas, como cuando utilizan teléfonos, tabletas o televisiones, que esto afecta al desarrollo de su visión. Desde hace tiempo llevábamos observando un incremento de las miopías infantiles debido a que su sistema visual se ha desarrollado mirando cosas cercanas. El confinamiento sólo ha incrementado esta tendencia", alerta el oftalmólogo.

Palomino valora igualmente que lo mismo ha sucedido en las personas mayores, entre quienes se ha observado un empeoramiento en los problemas de miopía, de hipermetropía, de astigmatismo, y de vista cansada.

El oftalmólogo es el especialista indicado

Con ello, la Sociedad Española de Oftalmología insiste en que, si de verdad se tiene una preocupación sobre el uso de las pantallas y su presunto peligro en los ojos, y vemos que nuestra vista ha empeorado tras estos meses de confinamiento, "siempre hay que dirigirse al oftalmólogo", ya que es el "único que puede indicarle sobre sus cuidados y estilo de vida respecto a este tema".

El doctor Palomino refuerza esta idea señalando que para detectar lo antes posible cualquier problema ocular se debe acudir a este experto, unas revisiones "más que justificadas en personas con patología previa", y especialmente tras la pandemia.

"Ya no hay problema a la hora de acudir a los hospitales. Estos han diseñado circuitos libres de covid-19, y por ejemplo, el Hospital Universitario Quirónsalud Madrid ha conseguido el certificado ‘Protocolo seguro covid-19’, acreditado por Applus+, al cumplir con los estándares más exigentes de desinfección frente en esta pandemia", sentencia.

A continuación