Todo sobre los implantes dentales: guía definitiva y beneficios

El implante es una gran alternativa para sustituir dientes perdidos o ausentes.

Ramiro Vázquez Alfaro

La salud dental es fundamental para llevar una vida sana. Una boca en mal estado es un foco de infecciones y puede provocar problemas de salud graves como la formación de coágulos o ataques cardíacos.

¿Qué es un implante dental y cuánto cuesta?

Un implante dental es un elemento biocompatible de titanio que se coloca en el hueso del maxilar, situado bajo la encía y en el que luego, una vez osteointegrado en este, se puede colocar una corona o un puente dental para que no queden huecos en la dentadura.

El implante es una gran alternativa para sustituir dientes perdidos o ausentes, así como para dar soporte a rehabilitaciones fijas o removibles. Tener un implante ayuda a sujetar el resto de la dentadura, evitar que esta se mueva y permite masticar y ayudar a procesar mejor los alimentos que ingerimos en el día a día.

El precio de un implante dental de una única pieza puede variar dependiendo de varios factores, como el tamaño del implante, si hay que hacer previamente una cirugía de regeneración ósea, etcétera. Si quieres información detallada sobre los precios de los implantes, puedes consultar en esta web.

¿De qué material están hechos?

Los implantes dentales están hechos de titanio puro, que es un material biocompatible que se une al hueso física y químicamente. Este proceso se conoce con el nombre de osteointegración. Esa compatibilidad lo convierte en una opción ideal para los usos médicos, de hecho, el titanio puro se utiliza mucho en las operaciones traumatológicas.

¿Qué proceso hay que seguir para colocarlo?

Lo primero que hace falta es saber la forma y el tamaño del hueso donde se va a colocar el implante. Para poder poner un implante es necesario que el hueso tenga una anchura y una altura suficiente para que se pueda agarrar. Para obtener esta información se realiza una prueba radiológica y, según los resultados obtenidos y en base al tamaño del hueco, se escogerá un tipo implante u otro.

Puede darse el caso de que no haya espacio suficiente en el hueso para colocar el implante. Si esto sucede será necesario realizar una cirugía de regeneración ósea para ganar el espacio suficiente que exige el implante. La anestesia que se emplea para la operación es anestesia local, la misma que se emplea en otros procesos, como en la extracción de piezas.

Una vez colocado el implante es necesario utilizar un tapón de cicatrización durante todo el tiempo que dure el periodo de osteointegración, que es el tiempo que necesita el hueso para crecer alrededor del implante, algo necesario para que el implante pueda soportar las cargas generadas cada vez que masticamos la comida. Lo habitual es que este periodo de osteointegración se alargue entre tres y seis meses.

Fase protética

Una vez que el implante se ha integrado correctamente, se toman impresiones para confeccionar el molde y, antes de colocarlo de forma definitiva, se hacen las pruebas y ajustes necesarios.

En ciertas ocasiones en las que la estética manda, es posible colocar moldes provisionales, pero no se puede masticar con ellos, ya que podría arruinar el proceso de osteointegración del implante.

Los avances médicos han hecho posible que a día de hoy podamos gozar de una dentadura perfecta a pesar del paso del tiempo y de los problemas que hayamos podido sufrir.

A continuación