La Generalidad pide que Barcelona y Lérida pasen ya a la fase 3 para "derogar" el estado de alarma

La portavoz del gobierno regional dice que la tercera fase durará como mucho un día; la consejería de Salud reporta 12 muertos este martes.

Pablo Planas (Barcelona)

El gobierno catalán no ve el momento de desembarazarse de la tutela del Estado y comenzar a adoptar medidas por su cuenta y riesgo en materia de seguridad, movilidad y política sanitaria. Para ello, ha decidido pedir al Gobierno que Lérida y Barcelona y sus áreas metropolitanas pasen ya a la fase 3 de la desescalada a fin de que el estado de alarma deje de tener efecto en Cataluña.

La portavoz del ejecutivo regional, Meritxell Budó, ha explicado este martes que el propósito de la Generalidad es que una vez que toda la comunidad esté en la tercera fase, esta no se prolongue más allá de un día, pasado el cual dejaría de estar en vigor el estado de alarma en Cataluña. En teoría, el estado de alarma estará vigente en toda España hasta el próximo día 21, pero aquellas comunidades en el que todo su territorio esté en fase 3 pueden adoptar medidas en materia de desplazamientos, seguridad y sanidad.

La excusa de la Generalidad es que pretende "esponjar" los desplazamientos motivados por la festividad de San Juan a lo largo del fin de semana, para lo cual es necesario que toda Cataluña entre antes del jueves en la fase 3.

Los nuevos planes de la Generalidad contrastan con la prudencia expresada por el presidente regional Quim Torra a finales de la pasada semana, cuando dijo que era prematuro plantearse el pase de Barcelona y los municipios de alrededor a la última fase. Sin embargo, ahora se aducen datos epidemiológicos que validarían el cambio de criterio. Sea como fuere, la consejería de Salud ha notificado doce muertos este martes. El lunes fueron cinco, tres el domingo y once el sábado.

A continuación