El esperpento de Sanidad bate todos los récords: casi 2.000 muertos por coronavirus 'desaparecen' de la estadística

Los datos que cada día ofrece Sanidad cambian y desaparecen casi dos mil fallecidos de la estadística. Ahora en la última semana sólo hubo 50 muertos.

C.Jordá

Este domingo había en España 28.752 fallecidos por coronavirus según las cifras oficiales del Ministerio de Sanidad; tras el enésimo cambio de las estadísticas oficiales, este lunes la cifra ha bajado en casi 2.000 muertes y la nueva es de 26.834. La única explicación que ofrece el documento del Ministerio, en el que se ha cambiado también una parte importante de los datos que se ofrecen, es que "se está realizando una validación individualizada de los casos por lo que puede haber discrepancias respecto a la notificación agregada de días previos".

Los cambios estadísticos no se quedan solamente en los fallecidos, lo que en anteriores informes eran "nuevos" casos dentro del capítulo "confirmados PCR", en el de este lunes son "casos diagnosticados el día previo" y la cifra, que en días pasados era de 246, 361 y 446 casos, pasa por arte de magia a sólo 132.

También han desaparecido más de 2.000 casos de personas que habían sido hospitalizadas: hasta este domingo ese total era de 124.845 y, de repente, han pasado a ser sólo 122.439. Del mismo modo, los nuevos "casos que han precisado hospitalización" que se daban diariamente este lunes pasan a ser "casos que han precisado hospitalización" que además tienen "fecha de ingreso en los últimos 7 días". Sin embargo, la cifra diaria crece: en los últimos días se habían notificado 86, 125 y 123 y este lunes hay 256.

Cataluña, la comunidad con más 'resucitados'

La presidida por Quim Torra es la comunidad autónoma en la que más radicalmente han cambiado los datos: después de la sorpresa de hace varios días cuando Cataluña notificó por sorpresa un incremento de 635 muertes, ahora han desaparecido más de 1.100, pasando de 6.701 a 5.575.

En Madrid el cambio es el segundo más importante numéricamente, aunque no tanto porcentualmente: si el domingo habían fallecido 8.977 personas este lunes son 8.686, casi 300 menos. Castilla-La Mancha, por su parte, es la tercera comunidad más afectada en números totales y también la tercera en la que las cifras han dado un salto mayor, pasando de 2.940 a 2.788.

Simón: "Datos mucho más precisos e interesantes"

Fernando Simón ha explicado, de forma extraordinariamente farragosa, el cambio en toda la mecánica de recogida y explicación de los cambios estadísticos y ha asegurado que ahora se dispone de "datos más precisos que los que veníamos usando" y que, además, "son mucho más interesantes en estas fases" de la epidemia "para saber lo que está pasando".

En cuanto a la desaparición de más de 1.900 fallecidos de las cifras oficiales, Simón ha asegurado que se trata de "casos que no debían estar en las bases de datos porque no se correspondían a la definición" y después ha entrado en algunos detalles más, culpando a las comunidades autónomas: "Yo no diría exactamente errores, sino variaciones", ha comenzado para acto seguido admitir que "en algún caso incluso errores", de los que ha puesto como ejemplo "casos en los que se había prescrito la PCR a pacientes en los que había una sintomatología compatible, que sólo habían sido casos probables" y a los que al final no se realizó la prueba antes de morir.

En este punto hay que recordar que desde el primer momento los únicos pacientes que reconoce el Ministerio de Sanidad como fallecidos por coronavirus son aquellos que han muerto en un hospital y que, además de la sintomatología de la enfermedad diagnosticada por un médico, tenían una prueba PCR realizada y con resultado positivo. Obviamente, por la evolución de la enfermedad en algunos casos y quizá también por la escasez de recursos muchos fallecieron en hospitales sin llegar a tener la prueba hecha y, aunque algunos se notificasen como un caso más —como por otra parte es lógico— ahora se eliminan de la estadística.

Más allá de las palabras "variaciones" y "errores" Simón no ha explicado cómo las comunidades autónomas —y singularmente Cataluña donde el error afectaba al 16% de sus notificados—, han podido equivocarse cuando las instrucciones de Sanidad eran muy claras desde el primer momento.

Sólo 50 muertos en la última semana

Siempre según la confusa versión de Simón, la nueva forma de recoger y presentar los datos permitirá diferenciar en muchos detalles y, especialmente, en el día en los que esos datos se notifican y las fechas reales de fallecimiento o, en su caso, de inicio de los síntomas.

El responsable del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias tampoco ha explicado cómo podía ser que se produjese la notificación de un fallecimiento incluso semanas después de que ocurriese, pero ha asegurado que, con esta nueva métrica, los fallecidos en los últimos siete días han sido sólo 50 personas.

Por otro lado, ha asegurado que los únicos focos activos de infección son residencias y centros de ancianos y también algunas instalaciones hospitalarias y muy pocos casos en los hogares. Así, "en los últimos siete días solamente habían iniciado síntomas unas 243 personas". Cabría preguntarse si esas cifras justifican que el país entero permanezca en un estado de alarma y si no haberlo prorrogado sería una catástrofe absoluta, según decía el Gobierno.

Simón y la OMS, encantados

Pese al guirigay montado Simón se ha mostrado encantado con la nueva metodología, una satisfacción que según él comparte también la OMS, que habría felicitado a España por estos nuevos logros estadísticos.

Así, según el director del CCAES las cifras semanales que se ofrecerán a partir de ahora "son más estables que las de un solo día" y, sobre todo, la nueva contabilidad permitirá prever "el futuro de la epidemia y la desescalada de una forma mucho más realista", manejando "los datos de ahora y no los de hace unos días", tal y como ha existido en varios momentos.

Además, este nuevo sistema permitirá también ser mucho más preciso geográficamente: a partir de ahora "no vamos a hablar de territorio nacional sino de provincias e incluso de municipios o zonas de algunos municipios", lo que permitiría tomar decisiones concretas o descubrir focos de rebrote con más rapidez.

A continuación