Un anciano ingresado con coronavirus logra comunicarse con su esposa sana: "Mi vida no tiene ninguna importancia"

Las enfermeras del centro de salud utilizaron una tablet para que el anciano, contagiado por coronavirus, pudiera comunicarse con su esposa.

Libertad Digital

En el Hospital El Pilar de Barcelona, un abuelo que está en plena recuperación del coronavirus pudo comunicarse con su esposa a través de una videollamada, según cuenta ABC, con una sinceridad que conmovió al personal sanitario que se encontraba cuidando del señor.

Las enfermeras del hospital catalán consiguieron una tablet, con la que el anciano pudo realizar una videollamada con su mujer en el exterior del hospital, ya que debido a su estado de salud este se encontraba aislado en pleno proceso de curación.

"Antonia, te quiero más que a mi vida", dijo el señor muy emocionado al ver la cara de su esposa en el dispositivo móvil. "Mi vida no tiene ninguna importancia, pero tú si la tienes".

"Antonia... ¡Antonia por favor! ¡Que te quiero mucho! ¡Que te quiero Antonia! ¡Te quiero más que a mi vida! ¡Y mi vida no tiene ninguna importancia! ¡Pero tú sí la tienes¡" . Mil gracias a las sanitarias wj;wj; @evamariacor y @miriam_donna por este tremendo gesto. Gracias a ellas, Fidel está a punto de recuperarse. Hagamos llegar a este cuarteto muy lejos compartiendo su historia orque un día más es un día menos. Cuidémonos, seamos rebeldes y compartamos buenas noticias! . . ESTIMULADULTOS s una cuenta con historias que te dejarán sin palabras. Únete y descubre ya tu nueva cuenta favorita . Por @dalvalaz . NOVEDADES a tenemos página de Facebook. Busca "estimuladultos" , únete a ella e invita a todos los que puedas! Es hora de recargar esperanzas yomequedoencasa #acortandodistancias #cuarentena #psicología #microcuento #letras #enfermeria #videodeldia #saludmental #coronavirus #sanidad

A post shared by Un canto a la vida (@estimuladultos) on

La gestión de las residencias de ancianos catalanas es caótica. Hace pocos días algunos directores se quejaban del abandono de la Generalidad, hasta el punto de que ponía trabas a que la Unidad Militar de Emergencias (UME) se hiciera cargo de la desinfección de las instalaciones. La consejería prefería intentar la contratación de empresas privadas.

A continuación