Qué hay que tener en cuenta al comprar lentillas por internet

A la hora de comprar unas buenas lentillas hay que mirar más allá que el precio.

Almudena Fuentes García

¿Llevas gafas y estás harto de ellas? ¿Necesitas introducir un cambio en tu vida que empiece por tu look? Las personas que tienen problemas de visión tienen un gran aliado en las lentillas. Seguro que, si has pensado en hacerte con unas, has pensado en la posibilidad de comprar las lentillas por internet. Como las opciones que hay disponibles son tantas, aquí van una serie de consejos para cuando vayas a elegir lentes de contacto, para que no pierdas la cabeza en el intento.

Centros ópticos de confianza

Nuestra vista no es un juego, así que cuando vayas a comprar tus lentillas huye de las excentricidades y acude a la web de ópticas con años de experiencia como VisionLab! y otras similares.

Una óptica oficial, consolidada, es la mejor garantía para proteger tus ojos. De otra manera no puedes asegurarte de que vayas a comprar un producto que cumpla con los requisitos que necesitas.

¿Calidad o precio?

Una de las variables que más se suele tener en cuenta cada vez que se realiza una comprar lentillas online es la de calidad-precio. Obviamente todos deseamos comprar el mejor producto al mejor precio. Desgraciadamente pocas veces se da el supuesto de que el mejor de todos los productos sea el más barato.

Teniendo esto en cuenta, no te la juegues con tu vista. A la hora de comprar unas lentillas la calidad está muy por encima del precio. Y es que, ¡ver bien no tiene precio! Así que no escatimes al comprar tus lentillas. Piensa que se trata de una inversión que mejorará tu calidad de vida y que, además, con todo el uso que le vas a dar, va a ser amortizada muy rápido.

Qué uso les vas a dar

Una cosa muy importante a tener en cuenta es que debes tener claro qué uso les vas a dar las lentillas. Quizás solo las quieras para momentos puntuales o, quizás, les vayas a dar mucho uso durante todos los días.

Debes pensar si vas a dedicar tiempo a mantenerlas en perfecto estado o si, por el contrario, no quieres perder tiempo en eso –hay mucha gente despistada y descuidada-. En este último caso puedes, por ejemplo, hacerte con unas lentillas desechables.

Consulta a tu oftalmólogo

Antes que nada, deberás haber visitado a tu oftalmólogo para hacerte una revisión de la vista, algo que conviene hacer, por lo menos, una vez al año. Es absurdo querer comprar unas lentillas si ha pasado mucho tiempo desde la última visita al oculista. ¿Por qué? Pues porque es posible que nuestro astigmatismo, miopía, hipermetropía, etcétera haya subido y estaríamos comprando unas lentillas que no se ajustarían a lo que nuestros ojos necesitan realmente, algo que podría ser contraproducente.

El oftalmólogo te indicará la fórmula y el tipo de lente que necesitas, así ya podrás lanzarte al proceso de compra, sabiendo qué es lo que buscas.

Pero, dicho todo esto, ¿qué son las lentes de contacto? Pues son unas pequeñas membranas de hidrogel, un material rico en humectación, que se colocan en los ojos y producen el mismo efecto que las gafas, modificando la luz y redirigiéndola hacia la retina.

A continuación