El extraño caso alemán: ¿por qué allí hay menos muertos por coronavirus?

En número de infectados se sitúa tras España con una población muy superior. Los fallecidos son muy pocos. ¿Qué hace Alemania contra el coronavirus?

M. R. M.

Tras los casos de Taiwan y Corea del Sur, otro país destaca en la crisis mundial por el coronavirus por sus cifras en plena pandemia: Alemania. En este caso, el número de infectados sí es muy alto: supera los 10.000, sólo por detrás de España, Irán, Italia y China. Pero su número de muertos por la nueva enfermedad es llamativamente bajo: frente a los 591 de España, en Alemania sólo se han registrado 26 fallecidos. ¿Por qué?

En Alemania, pese al elevado número de contagios la epidemia ha avanzado de forma más lenta que en España teniendo en cuenta que fue el primer país europeo en registrar casos. Hace sólo unos días, tanto Alemania como Francia, con un número de infectados similar, registraban más contagiados que nuestro país. En este momento, las medidas establecidas están algo por detrás de las decretadas el sábado por el Gobierno enmarcadas en el estado de alarma. Pero el país germano sí había tomado hace tiempo algunas decisiones de importancia, como prohibir actos multitudinarios, mucho antes de que el Gobierno español comenzara a actuar.

Rápida reacción frente al coronavirus

La gestión de la crisis y la facilitación de las datos oficiales está centralizada en el Instituto Robert Koch de virología, que informa día a día de la evolución de la epidemia de coronavirus y asesora al Ejecutivo en la toma de decisiones. La explicación del Instituto al relativo control de la epidemia y el número de fallecidos es que se comenzó a trabajar desde el principio: en concreto, el 6 de enero el instituto formó un grupo de trabajo para estudiar la evolución del virus que se fue ampliando para examinar la situación alemana y la internacional. "Detectamos el brote de la epidemia en Alemania muy pronto y gracias a eso tuvimos tiempo de llevar a cabo determinadas medidas", según el instituto.

El primer contagio local en Alemania se produjo, de hecho, muy rápido: a finales de enero, un joven de Baviera fue contagiado por una compañera procedente de China en una reunión de trabajo. Su caso fue estudiado en un artículo científico porque la mujer considerada paciente cero le transmitió el virus sin presentar síntomas: empezó a sufrirlos con intensidad en su vuelo de vuelta. Pocos días después se produjo otro brote en Frankfurt en alemanes procedentes de Wuhan. El instituto defiende que desde esos primeros casos se elaboraron recomendaciones y se tomaron medidas. Sin embargo, otro punto puede haber tenido una mayor importancia: los test.

Miles de test de coronavirus a pacientes leves

Según el instituto Robert Koch, los recursos alemanes permiten la realización de 160.000 test a la semana, una cifra que, además, podría incrementarse si fuera necesario. En España, por el contrario, hasta la fecha sólo se han realizado algo más de 30.000 y la política es la contraria: desde la escalada de la epidemia, se apostó por no hacer la prueba por sistema si sólo se presentan síntomas leves o asintomáticos.

Desde la OMS, se ha solicitado esta semana a todos los países ampliar y no limitar el número de pruebas no sólo a los casos graves sino también a los leves o incluso a los sospechosos, al considerar que los diagnósticos son clave para controlar las epidemias. Según su director una búsqueda agresiva de casos no detectados es esencial. Esa parece haber sido la política alemana desde un primer momento y la recomendación actual no sólo de la OMS sino de muchos expertos, como los que firmaban un artículo en Science alertando de la importancia de detectar casos "latentes" para evitar brotes "explosivos".

coronavirus-heidelberg.jpg
Tienda cerrada decorada con rollos de papel higiénico, también muy deseados en Alemania | EFE

En España, tras decidirse que las pruebas diagnósticas no se hicieran por sistema a los casos sospechosos o leves, Fernando Simón apuntó este lunes que podrían volver a extenderse a los casos leves: "España es muy consciente de que una de las medidas de protección es el diagnóstico precoz y el aislamiento de los casos para reducir la transmisión" y "se va a hacer un esfuerzo muy importante para retomar las muestras a cualquiera que tenga síntomas", dijo Simón en una nueva rectificación del Gobierno. Según explicó, ya "hay equipos trabajando duramente" para que se puedan hacer pruebas de coronavirus a todos los casos leves aunque por el momento la medida será la misma: aconsejar a todo caso leve que se aísle en su casa aunque aún no tenga el diagnóstico.

Lo esencial de detectar casos en jóvenes

En cuanto a los fallecidos y la baja letalidad del virus en Alemania en comparación con Italia o España, desde el Instituto Robert Koch piden evitar las comparaciones y auguran más fallecimientos en los próximos días. En cualquier caso, vuelven a apuntar a los test: las pruebas diagnósticas que se están haciendo en miles de laboratorios habrían registrado muchos infectados en personas jóvenes, que sufren la enfermedad con menor intensidad pero tienen una gran capacidad para contagiarlo a otras personas.

También habría sido posible diagnosticar muchos casos en un punto muy temprano de la enfermedad, lo que habría facilitado un tratamiento precoz, aunque voces italianas han expresado públicamente sus dudas sobre las cifras alemanas.

Desde el instituto y desde el propio gobierno se avisa de que habrá miles de casos —millones, según la canciller— y más muertos pero confían en que el pico del brote sea menor que en otros países y no ponga en riesgo al sistema sanitario.

Las otras medidas alemanas contra el coronavirus

Al alto número de test que ha hecho Alemania desde el primer momento se suman las medidas que tomó desde mucho antes que España, como aislamientos en puntos concretos, refuerzo de hospitales y medidas controvertidas como la no exportación de mascarillas.

angela-merkel-coronavirus180320.jpg
Merkel anunciando las medidas ante periodistas con distancia de seguridad | EFE

Además, el gobierno federal recomendó a los Länder hace dos semanas cancelar los actos de más de mil personas, petición que siguieron todos ellos, así como el cierre de todos los centros educativos, también atendido por todos los estados federados.

Este lunes, la canciller Angela Merkel amplió las medidas al decretar el cierre de todos los locales comerciales salvo supermercados, farmacias, peluquerías, lavanderías, bancos y gasolineras. En cuanto a los bares y restaurantes tendrán un horario restringido hasta las 18 horas. También se han prohibido los viajes turísticos dentro del país y al extranjero.

El teletrabajo se está implantando rápidamente en muchas empresas en el país aunque todavía no se ha decretado, como en España, el confinamiento de los alemanes en sus casas. Muchos ciudadanos, no obstante, están siguiendo desde hace días la recomendación de salir de casa lo menos posible, ayudados por factores como el mal tiempo.

A continuación