El Ministerio de Sanidad del PSOE, en entredicho en plena campaña electoral

A dos semanas de las elecciones, al PSOE le crecen los enanos. A la polémica con Cataluña se suma una denuncia que podría acabar con Carcedo.

Libertad Digital

Las numerosas protestas violentas en Cataluña no es el único escándalo con el que está teniendo que lidiar el Gobierno en el último mes, pues la reputación y buen hacer de su Ministerio de Sanidad está siendo cuestionada.

El Ejecutivo español lanzó una campaña contra el tabaco en la que incluía a los cigarrillos electrónicos, lo que no solo le ha valido una denuncia de una empresa líder del sector de los vapeadores, sino que ha puesto en jaque a María Luisa Carcedo, la ministra del mencionado departamento institucional.

A las puertas de su Ministerio, se han sucedido numerosas concentraciones de la industria de los cigarrillos electrónicos, que exigen a Carcedo y al presidente, Pedro Sánchez, que rectifiquen o eliminen la polémica campaña, ya que, como el propio Gobierno ha reconocido, no es verídica.

Sanidad, en entredicho por su dudosa campaña 'antivapeo'

En la campaña 'antivapeo' del Ministerio de Sanidad se muestran a jóvenes fumando y vapeando, y se asegura que el tabaco común –que mató a 52.000 personas en 2018– es igual de dañino que cigarrillos electrónicos –cuya salubridad es un 95% mayor que la del tabaco, que además es cancerígeno–.

Bajo el lema "el tabaco ata y te mata en todas sus formas", en la campaña se afirma que "vapear es igual que fumar", algo que es falso y que ha sido denunciado por MyBlu Spain ante la Comisión de Publicidad y Comunicación Institucional de Presidencia del Gobierno.

La resolución es favorable para MyBlu e incluso el Gobierno les da la razón: confiesa que, efectivamente, vapear no es fumar, y asegura que lo presentaron de esta forma, por razones publicitarias. En concreto, fue por "necesidades propias del lenguaje", se lee en la resolución del caso. A pesar de esto, Sanidad se niega a retirar o matizar los mensajes de su campaña, que son engañosos para la población.

campana-anti-vapeo.jpg

El Gobierno podría meterse en un problema más grave

Como Sanidad "ha desestimado la solicitud de cesación o rectificación" de retirar o modificar la campaña, MyBlu se está planteando actuar por una nueva vía: la de los tribunales. Este paso no solo dejaría en evidencia al PSOE, que se encuentra en plena campaña electoral, sino que podría suponerle un problema más grave, ya que al haber reconocido la falsedad del mensaje tiene todas las de perder.

Esta empresa no es la única que ha puesto el grito en el cielo, pero sí la única que ha decidido pasar a mayores y denunciar. De su lado tiene a la Asociación Española de Usuarios de Vaporizadores Personales (Anesvap), que organizó una protesta a las puertas del Ministerio de Sanidad para manifestar su desacuerdo por la campaña.

Centenares de personas se concentraron en septiembre ante el organismo para pedir la dimisión de Carcedo. por la "campaña de desinformación" sobre los cigarrillos electrónicos, que "salvan vidas", ya que ayudan a abandonar el tabaco.

En esta lucha también está la Plataforma Médica Española para la Reducción de Daños por Tabaquismo. La doctora Carmen Escrig, bióloga y coordinadora de dicha organización de científicos, asegura no comprender "por qué el Ministerio no nos quiere escuchar y por qué hace una campaña tan agresiva contra una herramienta que puede salvar vidas", haciendo alusión a las numerosas investigaciones que han constatado que vapear ayuda a dejar de fumar para siempre.

En fin, veremos cómo acaba todo esto, aunque pinta bastante feo para el Gobierno. Cuando uno juega con temas tan relevantes como la salud y no dice la verdad, suceden estas cosas.

A continuación