Clínicas CRES, líderes en la lucha contra el dolor articular

Encabezan la investigación en medicina regenerativa mediante el empleo de células madre para mejorar las estructuras articulares.

Publirreportaje

Todas las articulaciones de nuestro cuerpo están unidas por un tejido conectivo llamado cartílago que sirve de protección para evitar que ambos huesos sufran del roce entre sí al moverse. De ahí que su desgaste producido por el paso del tiempo, los movimientos repetitivos, la edad, llevar una vida sedentaria, el sobrepeso o el deporte intenso, pueden ser algunos de los factores que acentúen el deterioro natural o la aparición de dolencias relacionadas con las articulaciones que cursen con dolor e inflamación. En algunos casos este proceso se acelera si hemos sufrido una lesión grave o padecemos algún tipo de patología.

Este efecto de desgaste y desaparición de cartílago se traduce en dolor, inflamación local, dificultad en la realización de los movimientos, levantar peso y/o inestabilidad. Ahora, gracias a los avances de los últimos años es posible paliar el dolor articular con medicina regenerativa.

Definamos este concepto nuevo de qué es la medicina regenerativa. Se basa en el uso de células madre y diversos grupos celulares que se encuentran en los propios tejidos del organismo, como puede ser la grasa, e implantarlos en la zona deteriorada para, como bien indica su nombre, "regenerar". Estos grupos celulares producen diversos efectos donde se implantan como antiinflamación, comunicación y activación celular, generación de nuevas vías vasculares e inmunomodulación, mejorando la función esencial de la articulación tratada. El material biológico del paciente se implanta en la zona a tratar y ésta se recupera de forma evidente, "dando lugar a la desaparición del dolor y a la mejoría en el movimiento", asegura el Dr. Pedro Lapuente, Experto en medicina regenerativa e investigador en Clínicas CRES.

Además, cuenta que dichos tratamientos no son sólo útiles en patologías de desgaste articular debido a la edad, o en patologías degenerativas sin cura como la artrosis, sino también en lesiones agudas producidas por la práctica de deporte. La variedad de terapias en medicina regenerativa hace que el diagnóstico médico sea básico para su correcto funcionamiento. Por ello, todos estos tratamientos deben ser realizados bajo prescripción médica de un especialista que conozca dichas terapias.

Parte del equipo del Dr. Lapuente lo forman especialistas en medicina deportiva, investigadores o traumatólogos, como es el caso del Dr. Carlos Jarabo, especialista en medicina de la Educación Física y el Deporte en CRES Valencia y Palma de Mallorca; "recordemos que la aplicación de tratamientos de medicina regenerativa como tratamiento sintomático de ciertas patologías articulares es tremendamente efectivo en el dolor articular general", y también la Dra. Ana María Jara, reconocida traumatóloga, experta en medicina regenerativa celular y miembro del Equipo de Clínicas CRES, asegura que: "La aplicación de los grupos celulares en la zona a tratar, produce claramente una mejora muy importante de la fisiología de la articulación y, en consecuencia, en la vida del paciente. Dicho tratamiento sería incluso recomendable en pacientes que realizan entrenamientos de alta intensidad en cualquier modalidad deportiva como pádel, tenis, baloncesto y, sobre todo, running, a modo de medicina preventiva".

Clínicas CRES, que tiene centros en Madrid, Palma de Mallorca, Valencia y en Zaragoza como CRES Phisiup, habla de cifras y, sin lugar a dudas, la articulación más tratada es la rodilla, ya que hoy en día un 10,2% de la población padece artrosis de rodilla. Además, según la encuesta nacional de salud, un 20% de las personas sufren algún tipo de dolor, siendo la artrosis una de las dolencias musculoesqueléticas más frecuentes en la población anciana hasta el punto que en el 2020 será la cuarta causa de discapacidad en España. A pesar de ello, el Dr. Lapuente, asegura que la posibilidad de tratamiento de distintas articulaciones con esta técnica es muy amplia, como es el caso de la cadera o el codo, aunque para ello es crítico una valoración por un médico experto en estos tratamientos y patologías.

Disminuye el dolor en más de un 75%

La implantación de este tipo de terapias no permite posibilidad de rechazo porque se emplea el propio material biológico del paciente, según afirma el Dr. Jarabo: "Las técnicas empleadas en medicina regenerativa son muy seguras, prácticamente carentes de riesgos, y consiguen en breve tiempo disminuir drásticamente el dolor que sufre el paciente, mejorando la movilidad articular y, sobre todo, si se realiza a tiempo, puede llegar a mejorar la evolución degenerativa de la articulación que, sin duda obligaría a una intervención de prótesis en el futuro. Todos los pacientes sometidos a dicho trasplante de tejido, mejoran el movimiento articular en un 75% el dolor.

Evidentemente, la reducción de sensación de dolor es un aspecto clave en casos de enfermedades degenerativas como la artrosis, de esta manera el paciente puede hacer su vida prácticamente sin limitaciones. Para más información llame al 91 445 00 04.

A continuación