Ana Mato baraja ahora también cambiar el protocolo ante el ébola

Así se lo ha trasladado a los portavoces parlamentarios. El cambio consistiría en hacer un mayor seguimiento a los sanitarios.

LD/ Agencias

El Ministerio de Sanidad baraja modificar los protocolos de actuación ante el ébola para que los profesionales sanitarios en contacto directo con pacientes infectados sean considerados personal de riesgo y hacerles un seguimiento más activo para aumentar su protección.

Así se lo ha trasmitido la ministra, Ana Mato, a los portavoces parlamentarios de Sanidad de los distintos grupos del Congreso de los Diputados durante la reunión que han mantenido en la sede de su departamento, según han informado éstos en declaraciones a los medios.

Según han señalado los portavoces, el hecho de que los profesionales en contacto con pacientes infectados sean considerados personal de riesgo no conllevaría su posterior aislamiento sino un mayor seguimiento.

En concreto, dicho cambio supondría que cualquier médico o personal de Enfermería que atienda a un paciente con ébola se le hará un "contacto diario y continuo" a través de una llamada "directa", al margen de que el personal deba informar de posibles síntomas como ya se hace hasta ahora, ha precisado Rubén Moreno, portavoz de Sanidad del PP en el Congreso. "El seguimiento se haría de forma proactiva, aunque no tengan el riesgo, lo que supondría una protección superior a la que ya hay", ha defendido, recordando que los protocolos actuales son internacionales pero "están para mejorarlos".

El objetivo de la ministra es proponer este cambio de los protocolos a las comunidades, con las que se reunirá este viernes en un encuentro extraordinario del Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud (CISNS), y al resto de países de la Unión Europea.

No obstante, se comenzaría a aplicar ya con todos los profesionales sanitarios que han estado en contacto con un enfermo de ébola en España, tanto con la auxiliar de Enfermería que permanece ingresada en el Hospital La Paz-Carlos III como con los que atendieron al misionero Manuel García Viejo, ya que todavía no han pasado los 21 días de vigilancia desde su fallecimiento. De hecho, ha recordado Moreno, de los 56 contactos a los que actualmente se está haciendo seguimiento "la mayoría" son profesionales sanitarios.

Asimismo, en ese cambio de protocolos Sanidad también valora bajar la temperatura corporal que se considera de riesgo en caso de un contacto con un paciente infectado, que actualmente está en 38,6 grados.

Durante la reunión, la ministra ha pedido al resto de grupos parlamentarios más "colaboración" y se ha ofrecido a comparecer "cuantas veces sean necesarias" en el Congreso, además de la comparecencia prevista para el próximo jueves 16 de octubre.

Los grupos piden "más transparencia"

Por su parte, los grupos parlamentarios han celebrado este cambio en los protocolos ya que, como ha reconocido el portavoz socialista en el Congreso, José Martínez Olmos, es "relevante" a la hora de hacer un "seguimiento epidemiológico" de los posibles contactos de un paciente infectado, ya que "cuando ha habido un contagio es porque algo no ha funcionado y se debe corregir". No obstante, ha reconocido no saber "qué relevancia tendrá en términos organizativos y de recursos".

Ademas, el PSOE ha pedido "reforzar la tarea del Gobierno" en esta "crisis de salud pública" mediante un comité de crisis con otros ministerios y presidido por el propio Mariano Rajoy, y cambiar la política de información sobre el ébola, al tiempo que le ha ofrecido su experiencia y expertos en el manejo de crisis similares, como la que se produjo con la gripe A cuando este diputado era secretario general de Sanidad. "No podemos decir que las cosas se estén haciendo bien, la información no es muy exhaustiva ni abundante", ha aseverado.

El diputado de IU Gaspar Llamazares ha celebrado también que se quieran cambiar los protocolos ya que, a su juicio, tanto estos como su aplicación "es lo que ha fallado" y, por tanto, "hay que adaptarlos para que estén en mejores condiciones de responder a los retos que vayan surgiendo". No obstante, cree que la información recibida por parte del Ministerio es "tardía e insuficiente" y debe haber más información, más allá de la comparecencia en el Congreso de la próxima semana.

Asimismo, el portavoz de UPyD en el Congreso, Toni Cantó ha pedido que se cree una portavocía para informar de la situación y cree que la comparecencia de Mato en el Congreso "llega tarde", mientras que Joseba Aguirretxea, diputado del PNV, ha pedido que se asuman responsabilidades "agradece" que la actitud de Mato sea de "trabajar".

A continuación