Las claves con las que Telefónica se ha convertido en líder en digitalización

La multinacional española afianza su compromiso para impulsar una digitalización para todos.

Publirreportaje

La década que acabamos de comenzar será clave para afrontar los grandes retos a los que la humanidad está expuesta. Desde Naciones Unidas se contempla con la Agenda 2030 que la tecnología, las comunicaciones y la innovación tienen un papel muy importante en esas transformaciones previstas para la sociedad.

Para conseguir aunar estas tres vertientes del progreso social (tecnología, comunicaciones e innovación) hace falta dar un impulso a la digitalización. El camino emprendido por la humanidad desde la aparición de internet pasando por su uso generalizado y hasta llegar a una digitalización de casi cualquier ámbito de nuestras relaciones se ha acelerado en los últimos meses con la pandemia de la covid-19.

Desde el comienzo de la crisis sanitaria, los confinamientos y la distancia social se ha demostrado la capacidad de adaptación de las personas y las empresas gracias a la tecnología y al desempeño de muchas de nuestras actividades de manera online. En este sentido, las grandes tecnológicas como Telefónica han sido capaces de mantener unas infraestructuras cada vez más necesarias. Para la recuperación del shock provocado por la pandemia, la digitalización tiene que ser un punto de apoyo y conseguir que no se deje a nadie atrás.

Telefónica se adelantó a este cambio de paradigma invirtiendo 8.000 millones de euros anuales en los últimos años para adecuar las redes de comunicación. Además, presentó un plan estratégico hace justo ahora un año en el que se mostraron los planes para crear la Nueva Telefónica. En este escenario la multinacional española busca promover una digitalización justa, inclusiva y sostenible. Es decir, una digitalización para todos en cuyo cumplimiento refuerza la misión de la compañía de 'hacer un mundo más humano conectando la vida de las personas'.

Infraestructuras para agilizar la digitalización

Para conseguir una mayor adaptación al nuevo paradigma digital hace falta que los usuarios puedan acceder a la red con fluidez y sin interferencias. Para ese cometido, Telefónica encendió en septiembre su red de 5G en España. Además espera que el 100% de la red de cobre sea sustituida por fibra en los próximos cinco años.

La red 5G, que ya está operativa en muchas zonas de España y que para final de año Telefónica se ha comprometido que llegue al 75% de la población, es uno de los grandes aliados para el impulso digital que necesitan las personas y las empresas. Según el informe The Impact of 5G: Creating value across industries and society del Foro Económico Mundial y la consultora PwC, gracias a la velocidad de Internet y la conectividad que genera la tecnología 5G para el año 2035 se generarán, aproximadamente, 3,6 billones de dólares en ingresos y 22,3 millones de empleos en el mundo. La cifra total aunando todos los sectores productivos se estima en los 13,2 billones de dólares.

calatanazor-turismo-rural.jpg
Calatañazor, en la provincia de Soria.

Tanto la mayor inversión en fibra y el lanzamiento y la generalización de la tecnología 5G son vitales para zonas menos pobladas y el entorno rural. Telefónica estima que el impacto de estas dos tecnologías, unido a medidas de impulso de la digitalización, harían incrementar el ingreso medio anual de estas áreas un 3,9% y la posibilidad de reducir la tasa de paro en torno a un 1% con la creación y el fomento de empresas de servicios.

Esta inversión en infraestructuras y en redes de comunicaciones con velocidades superiores a los 100Mb por segundo tiene una contrapartida muy positiva para el desarrollo tanto económico como social. Además, desde Telefónica, el despliegue de estas tecnologías se une a una apuesta por soluciones digitales en ámbitos como la salud, la administración pública o la educación, que tienen un potencial enorme.

A continuación