LaLiga usa su aplicación móvil para convertirnos en chivatos digitales

Los usuarios podrán activar una función que colaborará en detectar establecimientos públicos que no paguen las tarifas para emitir los partidos.

Daniel Rodríguez Herrera

La aplicación de LaLiga ha implementado una nueva función que utiliza la geolocalización y el micrófono del móvil para averiguar si se están viendo partidos de fútbol de la competición en lugares públicos de manera fraudulenta. La nueva función, para la que el usuario tiene que dar su consentimiento, se ha incluido a través de la nueva versión de la aplicación, distribuida a través de actualización y de plataformas oficiales desde este domingo, según comunica LaLiga a través de una nota de prensa.

Tras obtener el consentimiento, la app convierte fragmentos de audio que capta el micrófono en un código binario llamado huella digital y lo compara con huellas digitales de las retransmisiones para hogares de partidos de fútbol, dado que en el servicio para bares y otros establecimientos públicos se usa otra narración. Si coinciden y la geolocalización indica que podríamos estar en un local público LaLiga tendría una pista clara de que un bar podría estar emitiendo fútbol al público sin pagar la tarifa correspondiente, naturalmente más alta que la que se paga por verlo en casa.

Según explica LaLiga, su sistema de huella digital es irreversible, es decir, a partir de la huella no se podría obtener el audio original, y es esa huella lo que se envía a sus servidores, no el audio original. Si la huella no coincide con las que tienen almacenadas se borra directamente, pero si coincide se almacena junto a la dirección IP del teléfono y el identificador de la instalación de la app en el móvil del usuario, datos ambos que el nuevo reglamento europeo de protección de datos considera como datos personales.

El sistema se activa únicamente en franjas horarias de partido, un requisito básico si no se quiere acabar con la batería del móvil. Además, la app pedirá periódicamente el consentimiento a los usuarios para facilitar su revocación, y funcionará igualmente sin obligación de que se la demos. Fuentes de LaLiga han afirmado a Libertad Digital que "la próxima gran batalla es la piratería en los bares" que supone unas pérdidas de entre 150 y 200 millones al año, un dinero que iría a las arcas de los clubs de fútbol que la forman. Por eso intentan convencer a los usuarios de su app para que den su consentimiento bajo la idea de que así ayudan a su equipo.

En cualquier caso, la Agencia Española de Protección de Datos ya ha anunciado, a través de su cuenta en Twitter, que ha "abierto actuaciones previas de investigación de oficio" en relación a la aplicación de LaLiga.

A continuación