Comparar préstamos 'online' hace mucho más fácil conseguir dinero urgente

Hoy en día es mucho más fácil acceder a dinero de manera urgente sin necesidad de mucho papeleo.

Publirreportaje

Hacerse con un préstamo de forma rápida no siempre ha sido fácil. Hasta hace pocos años el banco nos solicitaría una reunión personal en sus oficinas, nos preguntaría los motivos del préstamo, estudiaría nuestros saldos, nuestro historial de gastos, otros créditos, préstamos e hipotecas que pudiéramos tener y, finalmente, nos informaría de si aceptaba nuestra financiación o no.

Llegado a este punto lo más probable era tener otra reunión para formalizar el contrato, algo que se podía complicar todavía más en el caso de que hiciera falta un aval, que en ocasiones el propio banco exigía.

Todos estos trámites tenían su razón de ser en un mundo sin Internet y para un préstamo importante, como podría ser una hipoteca. Pero los consumidores que necesitaban cantidades de dinero más pequeñas, lo tenían realmente difícil. Para empezar, al banco muchas veces no le merecía la pena ni estudiar el caso con lo que se estipulaban unos cuantos requisitos, en ocasiones exagerados, y si el consumidor no los pasaba quedaba desamparado. Ante esa situación siempre había prestamistas particulares dispuestos a prestar dinero. Pero esto suponía una mayor inseguridad para el consumidor, pues si bien la mayoría eran hombres de negocios de fiar, también había un hueco para timadores y personas que llevaban a cabo formas demasiado intrusivas o incluso violentas a la hora de cobrar lo que se les debía.

Actualmente con Internet toda la parte de los trámites se ha agilizado sin importar si se acude a un banco tradicional o a cualquier otra institución. Al menos ya no es necesario personarse en el banco en un sinfín de ocasiones.

En cuanto a los requisitos para los préstamos pequeños ahora hay una amplísima gama de opciones de prestamos online fáciles de conseguir. Sigue habiendo entidades que solicitan más cantidad de papeleo y comprobaciones a cambio de unos intereses más bajos, mientras que existen otras empresas dispuestas a arriesgar más para poder ofrecer un servicio urgente.

Los impagos son mucho más frecuentes cuantas menos comprobaciones se hagan. Por tanto, los préstamos urgentes, se pagan como lo que son, un servicio de urgencia con un coste extra, de la misma manera que lo tiene un cerrajero o un fontanero. Lo importante es que ahora el consumidor tiene más opciones entre las que elegir, y esto supone una flexibilidad mayor para gestionar su dinero. Además, este tipo de empresas ha hecho menos frecuentes los timos que llevaban a cabo particulares aprovechados, y ha conseguido que el mercado sea más seguro y transparente.

No es algo que haya ocurrido tanto por su propia voluntad sino por la necesidad de que los reguladores reaccionaran. No en vano, desde su aparición, la ley española ha evolucionado y ahora exige que el contrato informe claramente, no solo del interés TAE, sino también de las cantidades que se van a devolver en total y en concepto de intereses.

El objetivo es que, para poder tomar una decisión, no haga falta ser un experto en finanzas, ya que es un producto financiero que se dirige a personas que normalmente no cuentan con una extensa formación en esta área. Por tanto, ahora es mucho más fácil conseguir un préstamo urgente y optar por diferentes gamas de precios y requisitos exigidos.

A continuación