Firefox Quantum: una renovación completa que lo pone a la altura de Chrome

La version 57 de Firefox incluye suficientes novedades, tanto de diseño como internas, como para que Mozilla le haya puesto apellido.

Daniel Rodríguez Herrera

La Fundación Mozilla ha querido reunir en una sola versión numerosos cambios tanto internos como de diseño para relanzar su navegador Firefox, que sufre una sangría lenta pero constante de usuarios mientras Chrome se ha colocado en una posición tan dominante como la que disfrutó Internet Explorer en su momento, hace veinte años. Lo ha llamado Firefox Quantum y está disponible para su descarga desde este martes 14 de noviembre.

A primera vista, lo que más llama la atención es su nuevo diseño, llamado Photon. Los botones cambian de posición para colocarse en el mismo lugar donde están los de Chrome y hasta disponemos de la opción de cambiar la doble caja tradicional para direcciones y búsquedas por una única caja que como la del navegador de Google sirva para ambos propósitos. Las pestañas y los botones son cuadrados, olvidándose del diseño curvilíneo introducido en 2014. Se han incorporado mejoras en las animaciones y la pantalla que se ve al abrir una nueva pestaña es más útil, incorporando tanto pestañas recientes que hayamos visitado como los sitios web que más frecuentamos.

Pero lo más importante está debajo del capó. Firefox Quantum incorpora un nuevo motor de renderizado de páginas web llamado Servo para sustituir al ya anciano Gecko, cuyo desarrollo comenzó en 1997. Está creado con el lenguaje de programación Rust, también inventado por Mozilla y que está pensado desde el principio para desarrollar aplicaciones multiproceso. Esto significa que el nuevo Firefox emplea varios núcleos de su procesador a la hora de mostrarnos una página web, lo que supone según sus creadores que lo hace el doble de rápido en comparación con Firefox 52, que es la versión que publicaron por estas fechas el año pasado.

hqdefault.jpg

Este nuevo motor de renderizado supone ponerlo más o menos a la altura de Chrome en cuanto a velocidad, pero la arquitectura de Firefox Quantum le permite superar al navegador de Google en un aspecto importante: el consumo de memoria. Chrome crea un proceso nuevo por cada pestaña de nuestro navegador, y cada nuevo proceso requiere de un cierto gasto de memoria fijo que se repite una y otra vez. Firefox emplea en cambio un máximo de cuatro procesos que se crean al abrir las primeras cuatro pestañas y mete cada pestaña nueva que abramos en un hilo de ejecución de uno de esos cuatro procesos, compartiendo memoria con las demás pestañas del proceso.

Traducido, eso significa que se pierden algunas de las ventajas del esquema multiproceso de Chrome, como cierta velocidad, o que los problemas de una pestaña sólo puedan hacernos perder esa pestaña, a cambio de no excedernos en el uso de la memoria, que cuando tenemos muchas pestañas abiertas puede provocar cuelgues y ralentizaciones no sólo del navegador sino del ordenador.

Otro precio a pagar es que con esta versión acaba el plazo de dos años que tenían las extensiones para ser compatibles con la arquitectura multiproceso. Eso significa que dejen de funcionar algunas de ellas, posiblemente desarrolladas por programadores independientes en su tiempo libre y que hace tiempo ya que dejaron de mantenerlas.

Además de estos cambios, que son los principales, el nuevo Firefox también ha incorporado el resultado de otros proyectos, como Quantum DOM –que mejora el comportamiento de las pestañas que no estamos viendo en cada instante– y Quantum Flow –cuyo objetivo ha sido localizar y eliminar errores de todos aquellos subsistemas que no se han cambiado con esta versión–. Queda por inaugurar WebRender, que se espera sea activado en la versión 59 a principios del año que viene, cuyo objetivo es dar más responsabilidad a las tarjetas gráficas a la hora de dibujar la página web, con lo que Mozilla espera alcanzar los 60 fotogramas por segundo de forma estable.

Lo que no cabe duda para quienes conocemos Firefox de siempre es que la mayor parte de los problemas de este navegador respecto a Chrome parecen haber sido solucionados con Quantum. De modo que puede ser una buena oportunidad de darle una nueva oportunidad al navegador del zorro, porque esta vez puede convencernos de usarlo como principal.

A continuación