Los NRBQ de la Policía trabajan en un dispositivo para ver el coronavirus posado en superficies

La intención es explorar la práctica totalidad del rango óptico. Los primeros resultados se podrían obtener en tres meses.

J. Arias Borque

La permanencia durante varios días del coronavirus en las superficies y objetos está ayudando a fomentar los contagios y a agravar la pandemia. Es por ello que un conjunto de expertos está empezando a trabajar en el desarrollo de un dispositivo portátil que pueda mostrar dónde se encuentra el virus y, por tanto, colaborar a su erradicación a través de la desinfección de esos objetos o superficies.

Entre ellos se encuentra un equipo de la unidad NRBQ (especializados en la lucha contra el riesgo nuclear, radiológico, biológico y químico) de la Policía Nacional, según ha explicado este miércoles la Subdirectora General de Recursos Humanos y Formación de este cuerpo, la comisaria principal Pilar Allué Blasco, durante la rueda de prensa del Comité de Técnicos de la pandemia del coronavirus, que tiene lugar cada día en el Palacio de la Moncloa.

"Nuestra unidad TEDAX-NRBQ de Sevilla participa en un novedoso e importante proyecto que acaba de comenzar. Se trata de un proyecto para el diseño de un prototipo capaz de detectar el Covid-19 depositado sobre superficies de distintos materiales, es decir, que permita ver al coronavirus. Para ello se combinarán tecnologías ópticas ya existentes con inteligencia artificial", ha explicado.

"Se trata de un gran desafío científico y tecnológico, tanto por la escasa información de que se dispone acerca del virus –por ejemplo, su interacción con la luz o con superficies– como por su minúsculo tamaño (120 nanómetros, siendo un nanómetro la millonésima parte de un milímetro)", ha continuado.

Fuentes policiales han explicado que la posibilidad de ver el virus en las superficies con este prototipo permitiría "el análisis rápido y sin contacto de las zonas contaminadas por medio de la generación de mapas de distribución espacial". Ello supondría un gran avance en cuanto a disponer de métodos que ayuden a la limpieza y descontaminación de dispositivos médicos e instalaciones y a la reducción del contagio por contacto.

La intención es explorar la práctica totalidad del rango óptico, incluyendo las bandas ultravioleta, el espectro visible, el infrarrojo y hasta la banda de terahercios, algunas de las cuales ya se están utilizando con éxito para determinar propiedades ópticas y electromagnéticas de otros tipos de virus, algunas de ellos muchos más pequeños incluso que el coronavirus.

En cuanto a posibles plazos, se cree que en sólo tres meses podrían empezar a obtenerse los primeros resultados, si bien la investigación se plantea un horizonte de unos ocho meses. Los resultados científicos que vaya obteniendo en el transcurso de la investigación, y también los diseños y dispositivos que se desarrollen, se irán publicando en abierto para posibilitar su utilización y mejora por la comunidad internacional.

Las mismas fuentes han informado que en este proyecto participan, además de la Policía Nacional, la Escuela Técnica Superior de Ingeniería de la Universidad de Sevilla, el Hospital Universitario Virgen del Rocío, el Instituto de Biomedicina de Sevilla, la Red Andaluza de diseño y traslación de Terapias Avanzadas (RAdytTA), el Observatorio Astronómico de Calar Alto (CAHA, Almería), el Proyecto HUMAINT del Joint Research Centre (JRC) de la Comisión Europea y la Corporación Tecnológica de Andalucía (CTA).

A continuación