Play

El sorprendente trasplante de cara que ha devuelto la vida a un joven que intentó suicidarse

Esperó seis meses para encontrar a un donante compatible.

Juanjo Alonso

Cameron Underwood padecía una profunda depresión que le llevó a intentar suicidarse pegándose un tiro en la cabeza. Este joven, que por entonces tenía 26, falló en su propósito y quedó malherido y con el rostro completamente deformado, algo que agravó su estado depresivo.

Fue entonces cuando el cirujano Eduardo Rodríguez cogió su caso y casi tres años después se ha convertido en el segundo trasplante facial del centro médico NYU Langone Health. Ya en el año 2012 completó con éxito lo que por entonces fue el trasplante más completo del mundo.

Tras el intento de suicidio, Underwood perdió la mayor parte de la mandíbula inferior, se quedó sin dientes y sin nariz y tenía que comer líquidos debido a los problemas ocasionados en la región maxilar y el paladar. Ahora goza de "una segunda oportunidad en la vida", según ha afirmado el paciente.

La intervención quirúrgica contó con la participación de más de 100 facultativos y se alargó durante más de 25 horas. Para ello, usaron un ordenador en 3D y una máscara impresa en tres dimensiones de la cara del donante, otro joven que falleció a finales del año 2017 a consecuencia de una enfermedad mental. "Me gustaría decir que ha habido muchos avances asombrosos en la cirugía. Yo soy una prueba viviente de ello. Pero sólo se ha producido gracias a personas especiales como Will y su familia", aludiendo al donante.

Tras comprobar los resultados del trasplante, Underwood ha asegurado que "aunque todavía estoy recuperándome y recuperando la sensación y la movilidad, sobre todo con mis labios, estoy muy feliz con los resultados. Tengo una nariz y una boca, así puedo sonreír, hablar y comer alimentos sólidos de nuevo".

A continuación