Marte podría tener suficiente oxígeno para albergar formas de vida simples

El problema es que lo impedirían otras factores, como bajísimas temperaturas, radiación y altas concentraciones de sales.

LD/Agencias

La aguas saladas situadas justo bajo la superficie de Marte podrían albergar suficiente oxígeno molecular como para sustentar la vida de microbios y esponjas, según una investigación liderada por NASA y el Instituto de Tecnología de Pasadena, en California (EEUU) y publicada en Nature Geoscience.

En el planeta rojo el oxígeno es escaso, a diferencia de la Tierra, donde la vida aeróbica evolucionó en paralelo con la fotosíntesis para así elevar los niveles de oxígeno. En Marte, explican los autores, el oxígeno solo aparece en pequeñas cantidades que, además, son producidas por la descomposición del dióxido de carbono que provoca la luz. En consecuencia, estudios anteriores habían apuntado a que el oxígeno molecular presente en ese planeta no sería capaz de sostener vida, aunque fuera simple como, por ejemplo, la de las esponjas.

El principal experto al frente de este nuevo trabajo, Vlada Stamenkovic (NASA), y colegas del Instituto de Pasadena calcularon qué cantidad de oxígeno molecular podría hallarse en disolución en aguas saladas sometidas a varias presiones y temperaturas en diferentes zonas de la superficie de Marte. Constataron que las concentraciones de oxígeno molecular son particularmente altas en la regiones polares del planeta rojo, mientras que en algunas de esas salmueras localizadas bajo la superficie marciana podrían contener suficiente O2 para sustentar vida aeróbica.

En concreto, los expertos calcularon que en torno al 6,5% de todo Marte, ya sea justo por debajo de la superficie o sobre ella, puede contener niveles de oxígeno parecidos a los que permiten la vida en la Tierra. La salinidad de esos sistemas, indican, hacen que el agua permanezca en estado líquido, incluso cuando la temperatura baja de los cero grados. Asimismo, sus conclusiones podrían también explicar cómo se habrían formado las rocas oxidadas detectadas en las exploraciones de las superficie de Marte.

El oxígeno no es suficiente

No basta con tener oxígeno para hablar de habitabilidad en Marte, advierte el investigador del Centro de Astrobiología (CAB) Alberto González Fairén, quien recuerda que hay varios factores que no permiten la habitabilidad en el planeta rojo: bajísimas temperaturas, radiación y altas concentraciones de sales.

Para Fairén, la hipótesis de partida de este trabajo es correcta: cuando el oxígeno está disponible para la respiración, los seres vivos aumentan en tamaño y complejidad. "Esto lo sabemos porque los primeros animales en la Tierra pudieron ser precisamente esponjas que vivieron hace 650 millones de años", apunta a Efe el científico español, quien agrega que estas esponjas primitivas evolucionaron justamente como consecuencia de la primera acumulación significativa de oxígeno en la atmósfera terrestre, generada por las bacterias fotosintéticas.

Según Fairén, el artículo incluye "una comparación interesante", ya que los autores eligen el grupo de organismos terrestres que son capaces de vivir a concentraciones de oxígeno disuelto en agua más bajas, que son básicamente ciertos tipos de bacterias y las esponjas. A partir de ahí, los autores concluyen que las concentraciones de oxígeno calculadas que pueden existir en las salmueras marcianas serían suficientes para que estos organismos pudieran medrar en Marte hoy.

"Por supuesto, es sólo una comparación gráfica para resaltar lo elevado de los niveles de oxígeno disuelto en estas salmueras: los autores no insinúan que puedan existir esponjas en bolsas de líquido escondidas en los hielos de Marte".

Interrogantes sin resolver

Además, subraya el científico del CAB, el trabajo deja varios interrogantes sin responder. Por un lado, no entra a fondo en el problema de la habitabilidad, que es multifactorial, es decir, "los posibles habitantes de las salmueras no sólo dependerían del oxígeno disponible para respirar". En este sentido, Fairén recuerda que hay otros factores que no permiten la existencia de vida similar a la terrestre cerca de la superficie de Marte hoy: fundamentalmente, las bajísimas temperaturas, la altísima concentración de sales y la radiación. Por lo tanto, "es complicado proponer que las salmueras marcianas son habitables por formas de vida similares a las terrestres solamente porque son capaces de absorber cierta concentración de oxígeno, sin computar las demás variables".

El otro problema es que el modelo presentado no resuelve cómo explicar la existencia misma de las salmueras que atrapan el oxígeno: los autores dan por hecho que Marte puede esconder salmueras en distintos lugares en la actualidad y especialmente a poca profundidad en las zonas polares, pero "esta es una asunción muy arriesgada". Fairén explica que las observaciones directas con landers y rovers no apoyan esta posibilidad: aunque algunos modelos parecen predecir que, en efecto, pueden existir salmueras en diversos lugares, esos mismos modelos nos aseguran que sólo estarían líquidas durante algunas horas y por la noche, cuando la humedad relativa es mayor y la temperatura alcanza valores mínimos.

"Hay tan poco oxígeno en Marte que hay que hilar muy fino para plantear trabajos que estudien la disponibilidad del oxígeno para los seres vivos", subraya Fairén, quien concluye que aunque los modelos del artículo parecen correctos, sus implicaciones son escasas y poco relevantes.

A continuación