La nave Soyuz regresa de emergencia a la Tierra por un fallo en el motor

Los astronautas a bordo están vivos. El aterrizaje de emergencia se produjo en Kazajstán.

LD/Agencias

La nave Soyuz MS-10, que despegó este jueves con el cosmonauta ruso Alexéi Ovchinin y el astronauta de la NASA Nick Hague a bordo, ha tenido que regresar y aterrizar en Kazajistán por un fallo en el motor cuando se dirigía a la Estación Espacial Internacional, informan las agencias rusas.

Los dos astronautas están vivos, según confirman las fuentes rusas: "El equipo de rescate ya localizó a la tripulación. Los médicos no detectaron lesiones ni a Alexéi Ovchinin ni a Nick Hague". Estas informaciones han sido confirmadas también por la NASA, quien dijo que el estado de ambos cosmonautas "es bueno".

Los astronautas, que ya han sido sacados de la cápsula que aterrizó en medio de la estepa kazaja, serán trasladados al hospital para someterlos a los pertinentes exámenes médicos.

La cápsula en la que se encontraban los dos tripulantes fue eyectada de manera automática por el sistema de seguridad, lo que garantizó que su vida no corriera peligro. Según informaciones citadas por la NASA, la Soyuz descendió a la Tierra en una trayectoria "balística" y aterrizó a 20 kilómetros de Jezkazgan, en Kazajistán.

El lanzamiento de la nave en el marco de la misión 57-58 se produjo a las 08.40 GMT y poco después el propulsor comenzó a fallar, por lo que la tripulación tuvo que volver a la Tierra.

Por de pronto, el Gobierno ruso ha suspendido todos los lanzamientos previstos con la Soyuz, que sufrió una avería similar a ésta en 1983, según medios rusos.

Estaba previsto que la nave diese cuatro vueltas a la Tierra para acoplarse seis horas después a la EEI para, dos horas después de su llegada, abrirse las compuertas y unirse a los tres miembros que se encuentran en la estación.

A continuación