Decenas de miles de pescadores y cazadores protestan en Madrid ante el silencio de los medios

La normativa de especies invasoras ha puesto en pie de guerra a los colectivos de cazadores y pescadores, que se manifestaron en Madrid este domingo.

LD/Agencias

Decenas de miles de pescadores y cazadores se han manifestado este domingo entre la plaza de Colón y la plaza de España de Madrid para exigir al Gobierno la eliminación del Catálogo de Especies Invasoras de especies como la trucha arco iris, el lucio o la perca americana, que se introdujeron décadas atrás en los ríos españoles y, en algunos casos como el de la carpa, desde tiempos de los romanos.

Según la policía municipal la protesta reunió a unas 80.000 personas, cifra que los organizadores elevan por encima de los 100.000 manifestantes. Sin embargo, al contrario que con muchas otras movilizaciones en la capital, prácticamente ningún medio se ha hecho eco del evento.

Tal y como informa Efe, entre ellos han acudido representantes de asociaciones de piscifactorías, federaciones de caza y pesca y entidades de casi todas las comunidades autónomas, que han leído manifiestos en defensa de su actividad y portado pancartas en las que se pedía la "Modificación de la ley de especies invasoras", se reivindica la relación con los animales, "No queremos matarlos queremos disfrutarlos" o, simplemente, se decía que "Basta ya".

También se han coreado duros lemas contra los ecologistas como "ecologistas asesinos" o "cuantas veces habéis visto a los ecologistas limpiando ríos".

Una sentencia del Supremo

El Catálogo de Especies Exóticas Invasoras, vigente desde 2013, no incluía inicialmente los citados especímenes, pero una sentencia del Tribunal Supremo del pasado marzo obliga al Ejecutivo a incluirlas basándose en informes científicos del daño ocasionan en los ríos españoles donde fueron introducidas para la pesca deportiva.

En esa línea, la aplicación de la sentencia supondrá la prohibición de criar y comercializar estas especies para venta o para soltarlos en los ríos, y requerirá que los pescadores que se hagan con ellas no puedan devolverlas, como ocurre ahora en gran parte de la pesca deportiva.

Agustí Albiol, de la Plataforma en Defensa de la Pesca, ha recordado que las organizaciones "ya han logrado que el Partido Popular y el Partido Socialista, así como la Federación Española de Municipios y Provincias y muchos pueblos afectados hayan presentado proposición no de ley en la que solicitan la suspensión cautelar de la sentencia" del Supremo.

A su juicio, las citadas especies de pesca incluidas en el catálogo de invasoras "llevan en nuestras aguas hace más de dos mil años" y "de mantenerse la sentencia en estos términos miles de empresas tendrán que cerrar y miles de trabajadores perderán sus trabajos".

Según la Plataforma en Defensa de la Pesca "el sector sufrirá pérdidas de 3.000 millones de euros", por lo que "los trabajadores de más de cien piscifactorías de toda España nos sentimos indefensos ante la sentencia del Supremo, la trucha arco iris no tiene potencial invasor", ha dicho Curro Villarreal, portavoz de la Organización de Productores Piscicultores, que producen entre 5.000 y 6.000 toneladas de trucha no autóctona al año.

José Luis Bruna, presidente de la Federación Española de Pesca y Casting sostiene que la reivindicación es "del mundo rural contra el urbanita" e insiste en que la actividad de pescadores deportivos "siempre ha convivido con el medio ambiente" y que las citadas especies invasoras "están naturalizadas".

Por su parte, representantes de la Real Federación Española de Caza (RFEC), organismo oficial de representación de todos los cazadores españoles, también han asistido a la concentración para exigir "con rotundidad" al Gobierno saliente de las próximas elecciones generales un compromiso "de respeto y una defensa de la caza, el mundo rural y la pesca".
A continuación