El cultivo de hamburguesas: la última revolución de los laboratorios

Varias empresas estadounidenses han emprendido una carrera por la carne artificial.

Libertad Digital

La carrera por la carne artificial ya ha comenzado. Varias compañías estadounidenses están trabajando por llevar la carne de laboratorio a la nevera del consumidor.

Se trata de carne elaborada a partir de células cultivadas en probetas que tendría un sabor similar que la carne de vacuno y cerdo.

Según The Wall Street Journal, la compañía con sede en San Francisco Memphis Meats pretende ser en tres o cuatro años una de las principales comercializadoras de este producto. Las otras son Mosa Meat y Modern Meadow, que también se mueven en esos plazos.

Una imagen de la carne artificial que produce Memphis

En el año 2013, el profesor de la Universidad de Maastricht, Mark Post, elaboró la primera hamburguesa artificial del mundo tras la financiación del cofundador de Google, Sergey Brin. Después, Post fundó Mosa Meat.

La idea es reformar la actual cría de animales, que según Naciones Unidas, consume un tercio de los granos del mundo y utiliza un cuarto de toda la tierra para pastoreo. Las empresas que trabajan por esta tecnología defienden que este tipo de carne crea muchos menos desechos y evita la necesidad de usar antibióticos y aditivos.

"La industria cárnica sabe que sus productos son insostenibles", afirma el presidente ejecutivo de Memphis Meats, Uma Valeti. "En 20 años, la mayoría de la carne de las tiendas será cultivada", añade.

A continuación