Audi convierte agua y CO2 en gasóleo

Junto a la empresa Sunfire ha logrado generar combustible para vehículos diésel a partir de agua, CO2 y electricidad.

Libertad Digital

El combustible, que la empresa alemana ha bautizado como e-diesel, está siendo utilizado ya para alimentar el Audi A8 de la ministra de Educación y Ciencia alemán, Johanna Wanka. La planta que posee en Dresde será capaz en los próximos meses de producir 160 litros al día a partir de agua, dióxido de carbono y energía eléctrica procedente de fuentes renovables, según informa Science Alert.

Aunque la capacidad de producción es bastante escasa y cara por el momento, Audi y Sunfire están planeando mayores plantas para la fabricación de este nuevo combustible y creen que cuando se haga a una escala suficientemente grande podrá venderse a un precio situado entre 1 y 1,5 euros el litro. Según los responsables de ambas compañías, el fuel tiene menos contaminantes y una mayor eficiencia, que alcanzaría el 70%. "El motor hace menos ruido", ha asegurado el director técnico de Sunfire, Christian von Olshausen, en una nota de prensa.

El sistema de Sunfire emplea un proceso de electrolisis para separar hidrógeno y oxígeno, filtra el CO2 del aire y lo transforma en monóxido de carbono, para mezclar después este último producto con el hidrógeno a altas presiones, de las que sale el combustible sintético, al que han bautizado como "crudo azul". Este crudo, al igual que el petróleo, debe luego refinarse para poder usarse en los vehículos.

Si llega al mercado los ecologistas podrán volver a conducir coches de gran cilindrada sin problemas de conciencia, y el mundo occidental reducir su dependencia de los países productores de petróleo.

A continuación