Una ley prohíbe entrar en la NASA a científicos chinos

En señal de protesta, sus colegas estadounidenses han decidido boicotear la conferencia más importante del año.

Libertad Digital

Según establece una nueva ley estadounidense, los científicos de nacionalidad china ya no tienen derecho a asistir a conferencias científicas organizadas por la NASA, ni tampoco tienen derecho a visitar los edificios de la agencia espacial. La norma, que fue propuesta en marzo por el congresista Frank Wolf, establece que se puede restringir el acceso a sus instalaciones a cualquier ciudadano extranjero considerado sospechoso por un posible espionaje.

Así pues, amparándose en la nueva legislación, la NASA ha decidido rechazar las solicitudes de científicos de nacionalidad china, que querían participar en una conferencia que se va a celebrar el próximo mes en un centro de investigación de la agencia en California.

El diario británico The Guardian asegura que las críticas a la nueva ley no se han hecho esperar. La gran mayoría de los científicos norteamericanos más reconocidos han anunciado que boicotearán la conferencia en señal de protesta contra una ley que "discrimina" a sus colegas chinos. El tema de la conferencia serán los últimos descubrimientos del telescopio Kepler, y uno de los organizadores del evento, Alan Boss ha rechazado hacer comentarios sobre la nueva ley al decir que "éste no es un asunto científico, sino político".

Por otro lado, Geoff Mercy, profesor de astronomía de la Universidad de California, ha calificado la situación como "vergonzosa". Mercy envió un correo a los organizadores, en el que les decía que "no puedo asistir a una conferencia que discrimina así a la gente. El evento trata de planetas que están a miles de millones de kilómetros de aquí, lo que no tiene nada que ver con la seguridad nacional del país".

Otro científico de gran prestigio, la profesora Debra Fischer de la Universidad de Yale, ha dicho a algunos de sus alumnos que también va a boicotear la conferencia. Chris Lintott, astrónomo de la Universidad de Oxford, ha hecho un llamamiento a un boicoteo total hasta que el problema no se resuelva. "Estoy muy decepcionado por esta ley. Se supone que la ciencia está abierta a todo el mundo, y discriminar a personas por su nacionalidad sólo nos puede hacer volver a nuestro pasado, el de la Guerra Fría. El equipo de Kepler debería trasladar su conferencia a otra agencia espacial. Espero que todos la boicoteen hasta que no haya una solución."

A continuación