Cómo curar los tatuajes, especialmente en verano

Si estás pensando en hacerte un tatuaje en verano, cuidado, debes prestar más atención a sus curas y cremas que durante el resto del año.

Belén Lázaro

La fiebre de los tatuajes no ha parado de crecer en los últimos años. Pero quienes deciden decorar su piel con ellos poco antes del verano deben tener en cuenta que, en esta época del año, hay que tomar precauciones especiales para evitar posibles infecciones. De igual manera sucede si el tatuaje se realiza durante los meses propios del verano, con su playa o piscina.

Para que nos demos cuenta de la magnitud del ‘fenómeno tattoo’, aunque no existen cifras oficiales, algunas estadísticas apuntan a que al menos un 30% de la población española de entre 18 y 35 años se ha hecho algún tatuaje más grande o más pequeño. Pero la cifra total seguramente es más alta, ya que muchas personas de más de 35 años también se han unido a la moda y hacerse un tatuaje es algo que ya no tiene edad.

Además, en España la edad legal para poder tatuarse es a partir de los 16 años, aunque los menores a esta edad también pueden hacerlo siempre que tengan el consentimiento de los padres. Así que, teniendo en cuenta a los adolescentes, el porcentaje aún subiría más.

Por supuesto, cualquier momento es bueno para hacerse a un tatuaje si ya has caído rendida al mundo de la tinta, pero el verano suele ser uno de los momentos donde más se suele barajar la idea de hacerse uno nuevo: tenemos más tiempo libre, nuestra piel al aire permite lucirlo, hay ideas veraniegas que nos inspiran... Pero ahora bien, ¿es seguro tatuarse en esta época del año?

Muchas personas deciden tatuarse en verano, ya que es la época perfecta para poder lucirlos. Sin embargo, también es la época más peligrosa, ya que los tatuajes están más desprotegidos frente a roces, sustancias y bacterias, y el riesgo de infección es alto si no se toman las debidas precauciones. Sobre todo si vamos a la playa o la piscina, la sal, el cloro y la arena junto con el sol son los peores enemigos de un tatuaje recién hecho.

Precauciones

  • Evitar los baños, especialmente en agua caliente: hasta que el tatuaje cicatrice por completo. Por supuesto, se debe evitar sumergirlo en el mar o la piscina, para impedir que se borre parte del dibujo o que se infecte por bacterias.
  • No tomar el sol: ¿Por qué? Hay hipótesis que indican que la fotoexposición, combinada con los tintes presentes en los tatuajes, pueden originar tumores en las zonas tatuadas. Además, con el sol es posible que disminuya la pigmentación del tatuaje. Por supuesto, las primeras horas después de hacerse un tatuaje nada de exposición al sol.
  • Emplear crema solar: el uso de crema solar es clave para evitar la incidencia de los rayos del sol. También serviría el uso de ropa ligera y de algodón, situarse a la sombra, no exponerse en las horas centrales del día, etc.
  • Evitar, en la medida de lo posible, la sudoración y el calor: el calor aumenta la sudoración y esto puede favorecer la maceración de la herida, perjudicando la cicatrización.
  • Procurar que no te piquen insectos o medusas
  • No rascarse: si pica un mosquito y la zona empieza a picar, es conveniente evitar el rascado porque puede dar lugar a sobreinfecciones o alteraciones en el tatuaje. Tampoco es bueno quitar las costras formadas durante el periodo de cicatrización.

Cómo curar un tatuaje recién hecho

Los centros donde realizan tatuajes deben proporcionar toda la información sobre los cuidados y medidas de higiene que se deben seguir en los días posteriores. Aunque pueden variar en función de la extensión del dibujo y la zona del cuerpo, los tatuadores recomiendan los siguientes pasos:

  • Tras realizar el tatuaje, el profesional debe protegerte la zona con vaselina o pomada antibiótica y una venda, apósito o film.
  • Al cabo de unas horas, se puede retirar el vendaje y limpiar la zona suavemente con agua tibia y jabón hipoalergénico o de pH neutro, teniendo especial cuidado en no frotar ni rascar.
  • Secar con cuidado, dando pequeños toques, con una toalla limpia, que no se utilice para nada más.
  • Después, hay que poner la crema antiséptica y cicatrizante. Normalmente hay que aplicarla varias veces al día durante una o dos semanas, siempre después de limpiar la zona.
  • Evitar tocar el tatuaje y, si debes hacerlo, lávate siempre las manos antes.
  • Finalizado el periodo de curación, es recomendable hidratar bien la zona tatuada siempre una vez limpia.

Ni playa, ni piscina, ni sol

Al margen de estos cuidados, ten en cuenta que si te han hecho recientemente un tatuaje no debes bañarte en la playa o en la piscina, ni siquiera en la tuya mínimo durante dos semanas. ¿Por qué? Porque el tatuaje provoca heridas en la piel y el riesgo de infección es muy elevado.

Igualmente es conveniente no exponer la zona tatuada al sol durante los primeros días. Más concretamente se debe evitar la exposición directa al sol de la zona tatuada durante los primeros 10-14 días. Y después usar un fotoprotector alto.

A continuación