Ola de frío en EEUU: ¿cómo se descongela un avión cuando las temperaturas son extremas?

Ante la terrible ola de frío en EEUU la compañía Delta cuenta cómo hace una tarea esencial para la seguridad: descongelar los aviones antes de volar.

Libertad Digital

En los próximos días amplias zonas de EEUU pueden alcanzar temperaturas siberianas, ante esta situación la compañía Delta ha explicado cómo es el proceso del deshielo que realiza en aeropuertos como los de Atlanta, Nueva York u otros. Se trata de un proceso rutinario, pero vital para la seguridad y que es llevado a cabo meticulosamente por especialistas.

Los pasajeros que miren por la ventanilla antes de despegar verán unos vehículos de apariencia un tanto extraña alrededor del avión, que pulverizan una sustancia pastosa sobre el fuselaje, cola y alas. Este proceso de eliminación del hielo —quitando e impidiendo que el hielo y la nieve se acumule sobre el avión— es fundamental para asegurar un despegue seguro.

El deshielo empieza en verano

Los equipos de deshielo de Delta y compañías similares, formados para combatir tormentas de invierno, empiezan su preparación mucho tiempo antes de que caiga el primer copo de nieve.

Por ejemplo, en el hub de Delta en Minneapolis-St Paul (MSP), uno de los más grandes en operaciones de deshielo en la red de Estados Unidos de la aerolínea con una flota de 28 vehículos y más de 200 agentes de pista, cada verano hay un programa de formación intensiva para enseñar a los agentes de toda la compañía cómo aplicar correctamente los líquidos congelantes y anticongelantes. Cada participante debe superar una evaluación online y el resto del curso, que incluye tanto formación en aula como formación práctica.

Pero la formación no termina ahí. Los agentes de pista, como aquellos que operan en el aeropuerto internacional de Salt Lake City, siguen perfeccionando sus habilidades a través de revisión de vídeos y simulaciones.

Líquido naranja vs líquido verde

Cuando la temperatura cae a menos de 10ºC -en Minneapolis esto suele ocurrir a principios de octubre-, comienzan las inspecciones diarias de cada avión. Cada vez que se detecta escarcha en la superficie el avión tiene que someterse al proceso de deshielo, ya que el hielo puede inhibir la capacidad de crear sustentación de la aeronave.

Hay varios tipos de líquidos diferentes disponibles para proteger un avión, por ejemplo Delta utiliza el Tipo I, un líquido de color naranja, como descongelante y el Tipo IV, de color verde, como anticongelante.

El líquido descongelante es una mezcla de un químico llamado propilenglicol, combinado con otros productos químicos, inhibidores y agua. Se calienta entre 71 y 82 grados y se pulveriza bajo presión para eliminar la escarcha, el hielo y la nieve del avión. Actualmente compañías como Delta están empezando a experimentar con otros compuestos más respetuosos con el medio ambiente.

Si comienzan las precipitaciones invernales -nieve, lluvia helada o aguanieve- se tienen que tomar precauciones adicionales para evitar que el hielo se vuelva a formar en el avión antes del despegue. En estos casos, el líquido anticongelante de Tipo IV se aplica en superficies críticas como las alas y la cola, una vez que concluye el proceso de descongelación.

Cómo funciona el proceso

Los aviones normalmente pasan por el proceso de descongelado en una plataforma remota cerca de la pista antes del despegue, pero también se pueden descongelar directamente en la puerta de embarque. Esto no solo ahorra tiempo sino también combustible.

Dependiendo del tamaño del avión se pueden usar hasta cuatro vehículos en el proceso. Cada vehículo tiene un conductor y un agente para el proceso de descongelar, que aplica los líquidos necesarios. Cuando se rocía sobre la plataforma, se puede asignar a un miembro adicional de la tripulación para que se comunique con la cabina de vuelo y complete la inspección final antes de autorizar el despegue.

Durante el proceso de descongelado, los pilotos configuran el avión para que tenga bajados los flaps de las alas y el sistema de ventilación del avión esté deshabilitado por un tiempo, para evitar que el olor del glicol entre en la cabina de pasajeros.

Del morro a la cola, el proceso de pulverizar el avión con el spray anticongelante puede tardar de cinco a diez minutos, según el tamaño del avión. Echar el líquido anticongelante puede llevar también de cinco a diez minutos más, por lo que si ningún contratiempo meteorológico lo impide, los especialistas pueden aplicar esta capa adicional de protección a aproximadamente seis aviones en una hora. Una vez que el proceso concluye, el exceso de líquido se recoge y se recicla.

Dependiendo de lo duro que sea el invierno una compañía como Delta puede gastar en un único aeropuerto importante de 3 a 6 millones de litros entre ambos líquidos, con un coste total aproximado entre 5 y 10 millones de dólares.

A continuación