Receta: pan de ajo con queso

El pan de ajo es uno de los más tradicionales acompañamientos italianos y una receta bien sencilla. En LD te damos sus trucos.

Belén Lázaro

Una buena receta de pan de ajo es infalible para prácticamente cualquier ocasión, sobre todo para comidas al aire libre de verano, reuniones de amigos o cenas familiares. Se prepara en poco tiempo y nos puede solucionar un aperitivo o picoteo en cualquier momento, y además es una receta versátil que podemos adaptar a nuestros gustos.

Para que sea un éxito hay que procurar elegir un buen pan, estilo baguette o barra rústica con poca miga y no muy grueso, y una buena mantequilla. La cantidad de ajo va al gusto, aunque yo creo que 3 dientes de tamaño medio para una barra grande son perfectos. Esta es una receta básica que podemos enriquecer añadiendo queso parmesano a la mezcla con la que pintar el pan.

Este receta de pan de ajo básica se trata de una receta tradicional, basada en la mezcla de mantequilla y ajo. A lo largo de los años se han ido añadiendo ingredientes, y se han creado extraordinarias recetas derivadas… Aprende cómo hacer pan de ajo al horno con (o sin) queso, crujiente y delicioso. Queda espectacular con ese fantástico aroma a mantequilla caliente y ajo y la textura es irresistible. Como colofón, un toque de perejil le sienta de maravilla.

Por todo esto, en Libertad Digital hemos querido meternos a la cocina y preparar esta sencilla y rápida receta, pan de ajo. Puedes hacerla en cualquier reunión familiar o de amigos, no olvides coger papel y bolígrafo para no perderte detalle.

Ingredientes (para cuatro personas):

  • 400gr de pan integral
  • 65gr de mantequilla
  • 30ml de aceite de oliva virgen extra
  • Una cucharada de queso grana padano
  • Dos puñados de perejil
  • Tres dientes de ajo

Preparación:

Lo primero que debemos hacer es sacar de la nevera la mantequilla para tenerla a temperatura ambiente, si no lo conseguimos, debemos darle 30 segundos de microondas para ello.

Ahora picamos bien los ajos y el perejil, lo más pequeño posible. Si no queremos encontrar trocitos debemos triturarlo junto a la mantequilla y el aceite. A continuación añadimos un buen puñado de queso y mezclamos bien.

Lo siguiente es cortar el pan en rodajas finitas y colocarlas en la bandeja del horno sobre un trozo de papel vegetal. Ahora pintamos, con ayuda de una cuchara si ha quedado muy líquido y sino con un pincel, cada uno de los trozos de pan, tanto por arriba como por abajo.

Por último, horneamos durante 10 o 15 minutos a 180ºC. En el momento en el que los veamos tostados los sacamos y dejamos enfriar ligeramente.

A continuación