El Hormigómetro: Rivera sigue obsesionado con Abascal

Motos intentó que Rivera explicara sus 3.748 cambios de opinión más recientes. Periodista y entrevistado se dedicaron a atacar a Vox.

Pablo Molina

Pablo Motos tuvo anoche por fin un político muy de su gusto para entrevistarlo a placer. El presentador de El Hormiguero no disimula su proximidad con Ciudadanos (en realidad no tiene por qué), una formación que a Motos le gustaría que fuera de centro-izquierda (sea eso lo que sea) pero que Rivera prefiere definir como un proyecto político de corte liberal. Tampoco es que esa etiqueta ideológica tenga un significado preciso en un partido con el desbarajuste ideológico que caracteriza a Ciudadanos, pero en una sociedad que utiliza el adjetivo liberal y sus variantes como insulto, los líderes mediáticos se ven obligados a poner morritos de desdén cuando escuchan el palabro, no sea que los espectadores piensen que no son suficientemente progresistas.

Motos intentó que Rivera explicara sus 3.748 cambios de opinión más recientes, pero el lío a estas alturas es ya tan importante que ni siquiera el líder de Cs, un prodigio de la dialéctica, está en disposición de ofrecer una explicación convincente. Por eso, periodista y entrevistado se dedicaron a atacar a Vox. Las encuestas no vaticinan nada bueno para el partido de Rivera en las elecciones del próximo día 10. Tal vez sea esa la razón de que el líder de Ciudadanos insistiera en acusar a Abascal de decir algunas cosas el jueves pasado en el mismo programa que solamente debieron escuchar Rivera y sus asesores.

Rivera no dijo la verdad cuando caracterizó a Santiago Abascal como un enemigo de las parejas homosexuales o un fanático que quiere extender el uso indiscriminado de las armas de fuego. Pablo Motos asentía sonriente cuando Rivera hacía esas afirmaciones sin corregir o matizar lo más mínimo, pero lo cierto es que el líder de Vox no dijo que prohibiría la adopción a las parejas homosexuales, como afirmó Rivera, sino que prefería que tuvieran preferencia en las listas de adopción las parejas heterosexuales. Tampoco propuso llenar las universidades o las calles de armas de fuego, sino que hizo una referencia al derecho de autodefensa.

En fin, errores de precisión estos de Rivera, inevitables cuando las encuestas te vaticinan un batacazo nivel UCD. Solo ese estado de cierto nerviosismo puede explicar que se refiriera en varias ocasiones a que Ciudadanos gobierna en 400 capitales españolas. Teniendo en cuenta que España tiene 50 provincias parece difícil que Ciudadanos controle esa cifra multiplicada por ocho, pero en una jornada negra de encuestas electorales la mente está en lo que no tiene que estar. O sea, en Abascal.

A continuación