Problemas en los camerinos de 'Factor X' entre Laura Pausini y Risto Mejide

El carácter familiar de Laura Pausini ha causado ciertos roces en el programa Factor X

Chic

La última edición de Chester contó con la presencia de Laura Pausini, en una entrevista en la que no faltaron emociones liberadas y secretos familiares enterrados en lo más profundo. Al fin y al cabo, la cantante italiana y el publicista y presentador ya se conocían del jurado de Factor X, que comienza el miércoles, y la habilidad de Risto Mejide para sonsacar al personal ha sido probada en multitud de programas.

No obstante, la revista Lecturas abunda en una serie de problemas en los camerinos desconocidos para el gran público, y que desvelan cierta tirantez entre ambas figuras. Sin ir más lejos, la primera pulla de Risto, relativa a la escasa puntualidad de Laura, vista en el programa de Chester ya dejaba entrever algo.

Según la revista, que señala fuentes cercanas a Factor X, Pausini pidió por contrato poder parar durante las grabaciones del programa para comer con sus padres, su marido y su hija. Se trata de una persona muy familiar, y esta necesidad de detener el proceso de trabajo –y especialmente el excesivo ruido de la familia de Laura– no han gustado demasiado al publicista. Además, está el problema de la duración de esas comidas, que se prolongan durante demasiado tiempo provocando que las grabaciones acaben a altas horas de la noche.

La italiana, tal y como demostró en la entrevista en Chester, de momento vive aparentemente ajena a estas consideraciones. ¿Saldrán a la luz en el programa que da comienzo el miércoles, o bien encontrarán la forma de llegar a un acuerdo?

A continuación