El Cigala vuelve a liarla con Pablo Motos: "Me he tomado dos o tres copas"

La tercera visita de El Cigala a El Hormiguero se saldó con los resultados esperados: locura y desorden. 

Chic

Las visitas de Diego El Cigala al programa de Pablo Motos siempre traen cola. En El Hormiguero el cantaor encuentra el ambiente perfecto para dejar salir a la luz su carácter, alargándose en discursos extraños y mostrando un comportamiento... desinhibido.

Esta semana El Cigala se volvió a dejar caer por el programa de Antena 3, la tercera ocasión en que lo hace, y lo cierto es que cumplió con las expectativas. El artista venía a presentar un disco de salsa, "Indestructible", que está dedicado a su esposa, recientemente fallecida. "Agradezco haberle podido dedicar este disco a mi Amparo y a la música salsa. Ella siempre ha estado presente". No obstante, lo emotivo no quitó que las cosas se salieran de madre otra vez.

De hecho, esta tercera visita pasará a la historia por la invención de un término, "Cigalalísate", entre ataques de risa de Pablo Motos y el cantaor, que acabaron fundiéndose en un abrazo. El presentador se dio cuenta de la extraña postura que adoptaba El Cigala durante la entrevista, y le preguntó el por qué de su excesiva inclinación en la silla. El otro, sin ningún tipo de vergüenza, reconoció que ya se había tomado "dos o tres copas".

En el experimento científico de Marrón, esta vez con vasos de plástico, Diego El Cigala rompió de nuevo a reír de una manera imparable. La cámara captó a cámara superlenta cómo el jerezano no entendía absolutamente nada del experimento, tanto que el propio Marrón reconoció ser consciente de que "todo lo que te estoy diciendo no te importa nada"
Cuando Petancas y Barrancas hicieron acto de aparición, El Cigala dijo desconocer la existencia de una tercera hormiga, y rompió en un ataque de risa.

Además, reconoció haber sufrido un accidente doméstico que obligó a venir a los bomberos: "Fui a la cocina porque tenía hambre a deshoras y al intentar hacer una tortilla francesa he quemado la cocina. ¡Tuvieron que venir los bomberos!".

Entre bailes y risas, ambos, Pablo Motos y Diego El Cigala, dieron muestras de complicidad mutua. Ni al presentador parecen importarle las improvisaciones y cambios de guión a los que le fuerza el jerezano, ni al otro parecen importarle las posibles críticas.

A continuación