La histeria de Bescansa revela el nerviosismo de Podemos

La número tres de la formación de Pablo Iglesias llama caraduras a sus rivales en el debate de La Sexta Noche.

Pablo Molina

Carolina Bescansa hizo gala este sábado del estado de nervios que atenaza a Podemos desde que las encuestas han comenzado a mostrar el declive de la formación de extrema izquierda en el favor de los votantes. La número tres del partido llamó caraduras a los representantes de los demás partidos y los periodistas presentes en la tertulia del programa, por poner de manifiesto la doble vara de medir de los dirigentes de su partido.

Bescansa abrió el fuego descalificando a los representantes en el debate de PP, PSOE y Ciudadanos, por tratarse de partidos que deben dinero a los bancos que desahucian a los que no pagan su hipoteca. "¿Por qué Ciudadanos, el PSOE o el PP no explican cómo se financian, cuánto dinero piden prestado o a quién se lo deben?", se preguntaba en voz alta Carolina Bescansa, insinuando que había un camino de ida y vuelta en los favores entre esos partidos políticos y las entidades financieras.

Eduardo Inda le recordó entonces que "el señor Errejón reconoció que tenía una cuenta corriente en un banco de los que desahucian y que vuestros principales dirigentes, Errejón, Monedero e Iglesias, se han visto envueltos en casos de corrupción". Bescansa respondió visiblemente nerviosa espetándole al periodista "¡Pero cómo puedes tener la caradura de decir eso" y a continuación seguía exclamando "las cosas que hay que aguantar".

Inda insistió y le explicó a la experta en comunicación política de Podemos que "cuando procedes de la extrema izquierda, cuando has defendido a la dictadura venezolana y has coqueteado con los proetarras, decir ahora que eres socialdemócrata finlandés no cuela", lo que contribuyó a aumentar el nerviosismo de la dirigente podemita.

Y es que, según Carolina Bescansa, "Juan Carlos Monedero ha demostrado que en este país se puede hacer política de otra manera". "Sí, sí, así ¡raca!" le respondió irónicamente Eduardo Inda mientras hacía el gesto de meterse el dinero en el bolsillo.

"Tendrás la caradura de comparar a Monedero con los casos de corrupción", es lo único que atinó a responder Bescansa, visiblemente nerviosa, hasta que al final se quedó sola repitiendo varias veces "madre mía".

La imagen de moderación verbal que los dirigentes de Podemos han intentado mostrar en sus intervenciones mediáticas se está resquebrajando a medida que desciende la intención de voto del partido de extrema izquierda en las encuestas. Carolina Bescansa, una persona caracterizada por la mesura de su discurso, pasó el sábado un mal rato y puso de manifiesto el mal tono con que el partido ultraizquierdista se enfrenta a las críticas acerca del comportamiento personal de sus dirigentes.

A continuación