La sátira

Yo me acuso de que soy liberal

Fray Josepho

Pido perdón, de entrada. Yo me acuso
de que soy liberal (ligeramente).
Ya sé que es un escándalo indecente.
Un vicio aterrador del que me excuso.

Lo siento. Lo deploro. Estoy confuso.
Liberal y español. Seguramente
me merezco un castigo contundente.
Aplíquemenlo ya: no lo rehúso.

Lapídenme. Adelante. No me asusta.
Azótenme los lomos con la fusta
y, si eso no funciona, denme un tiro.

Soy liberal. Patéenme el escroto.
Y dejen, como siempre, que mi voto
se lo coman los patos del Retiro.

A continuación