Emma Thompson, su atrevido desnudo a los 63 años y la escasa simpatía que tiene a Almodóvar

Emma Thompson se dispone a afrontar su primer desnudo en el cine.

Manuel Román

No es frecuente contemplar en el cine desnudos integrales de actrices de cierta edad, ya maduras, y menos de aquellas que por su filmografía e incluso idiosincrasia siempre se han negado a ello. Mas, por vez primera, la inglesa Emma Thompson, la de Retorno a Brideshead, no ha vacilado en interpretar en su última película, a sus sesenta y tres años, el personaje de una profesora de religión, reprimida por esa circunstancia quien, después de treinta años de casada, sin haber tenido un solo orgasmo, decide al enviudar y estar jubilada emprender una insólita para ella aventura sexual, llamando a una agencia para que le proporcionen un "gigoló". La cinta lleva por título Good luck to you, se estrenó en Nueva York no hace mucho, adonde acudió Emma Thompson luciendo estilo y "sexy". También los asistentes a la última Berlinale pudieron verla. En Londres se ha dado a conocer a mediados de junio. No sabemos cuándo llegará a nuestras pantallas; imaginamos que después del verano. Si Emma Thompson ha armado cierto revuelo a costa de aparecer en pelota picada por vez primera en toda su brillante carrera artística, con ese papel mencionado, en su vida personal también ha tenido momentos difíciles de afrontar cuando descubrió que, su primer marido, el muy acreditado actor y director Kenneth Branagh, le ponía tranquilamente los cuernos con otra colega, Helena Bonham Carter. Lo mandó "a hacer gárgaras con tachuelas" y se buscó otro compañero con quien ha encontrado la estabilidad sentimental que buscaba, por muy "colada" que estuviera por el libidinoso Branagh.

Natural de Paddington, Londres, Dame Emma Thompson desciende de una familia de actores, tanto su padre como su madre, Phyllida Law, muy conocida por sus trabajos en la televisión británica. El ascenso de Emma como actriz se debió en buena parte a sus intervenciones teatrales y cinematográficas con el mencionado Kenneth Branagh, quien hace tiempo goza de un incuestionable prestigio, ya decimos, tanto como actor, como director y productor. Transcurría 1989 cuando, en un parque público y ante unos sorprendidos viandantes, Kenneth le propuso a Emma casarse, a grito pelado. Y ella respondió: "¡Síiiiiiiiii….!" Aquella unión duró hasta 1995, año en el que se produjo la ruptura por la circunstancia ya apuntada líneas atrás.

emma-thompson.jpg
Emma Thompson | Archivo

A partir de entonces, Emma quedó desolada y sin ganas de emprender cualquier otro pasaje amoroso. Hasta que rodando la película Sentido y sensibilidad, se enamoró de su coprotagonista, Greg Wise, casándose en 2003. Tuvieron una hija, Gaia, que en la actualidad cuenta veintiún años. Más tarde, la pareja, de común acuerdo, decidió adoptar a un exsoldado de Ruanda, negro, que tenía dieciseis años, se llama Tindyebwa Agaba y ha concluido la carrera de Ciencias Políticas.

Emma Thompson tiene una filmografía importante, amén de sus apariciones teatrales y televisivas, que le han reportado galardones importantes: el Óscar, Bafta, Emmy y Globo de Oro. Fue la profesora Sybill Trelawney en Harry Potter y el prisionero de Azkaban, más otras entregas de la saga. Los amigos de Peter, Regreso a Howards End, al lado de Anthony Hopkins, al que la madre de Emma, sabedora de la genialidad de éste como actor, le rodó que fuera condescendiente con ella en cuestiones interpretativas, para no apabullarla. Más títulos: En el nombre del padre, Mucho ruido y pocas nueces, Carrington, Primary Colors (cuyo personaje femenino estaba inspirado en cierto modo en Hillary Clinton), Last Chance Harvey, mano a mano con Dustin Hoffman, con Tom Hanks en Al encuentro de Mr. Banks...

Se proyectó un guión acerca de la vida del cantante chileno Víctor Jara, muerto trágicamente durante los sucesos revolucionarios de la caída de Allende y el ascenso presidencial de Pinochet. Emma Thompson iba a ser protagonista junto a Antonio Banderas, dirigidos por Almodóvar, pero aquello quedó en agua de borrajas. Emma no le tiene mucha simpatía al manchego desde que se enteró que no quiso votarla para el premio a la mejor actriz en un Festival de Cannes que Pedro presidió.

Su más reciente papel cinematográfico ha sido Matilda, un musical producido por Netflix, encarnando a la señorita Trunchbull. Se trata de una nueva adaptación de la obra de Roald Dahl, que se llevó a un escenario del West End londinense. Esa Matilde Wormwood de la historia es una niña imaginativa, con poderes psíquicos, que lidera una rebelión escolar. Danny DeVito ya realizó una película en los años 90 sobre tal relato, en el que ahora Emma Thomson queda dicho es la profesora de la complicada muchachita. Está previsto que se estrene en el próximo diciembre.

Por lo demás, a la espera de poder contemplar Good luck to you, encamada con un "gigoló" negro, Leo Grande, que interpreta Daryl McCormack, todo un "cachas", Emma Thompson anima a todas las féminas en cuantas entrevistas concede, manteniendo esta reflexión: "Nos han lavado el cerebro a las mujeres para que odiemos nuestro cuerpo y nos olvidemos del placer". Y añade que "el sexo puede ser una palabra dura, sobre todo si se la dice a una niña, una hija, para irla educando en su adolescencia. Pero tiene que ir acompañada de otra, la ternura. Gran parte del sexo es sobre todo eso, mucha ternura".

A continuación