Ana Rosa Quintana desaparece por segunda vez de su programa para evitar hablar de Rocío Carrasco

Carlota Corredera cargó duramente contra compañeros de profesión que han criticado el testimonio de Rocío Carrasco.

Chic

Ana Rosa Quintana ha evitado responder al órdago que este miércoles por la noche le lanzó Carlota Corredera al comienzo del debate sobre Rocío: contar la verdad para seguir viva. La presentadora del espacio de Telecinco arrancó el programa atacando de nuevo a los "negacionistas" del testimonio de la protagonista, señalando también a compañeros de profesión: "Grandes comunicadores a los que parece que les da rabia no haber podido contar ellos esta historia", una frase que muchos han señalado que podría ir dirigida a Ana Rosa Quintana, una de las presentadoras de Mediaset más críticas con el testimonio de Carrasco.

"Queridos negacionistas, siento deciros que esta noche vais a volver a perder una nueva batalla y ya van 10 de 10", comenzó diciendo la altiva comunicadora. "Cuando Rocío contaba que su exmarido la maltrataba, dijeron: 'sí, vale, pero ¿por qué no ve a sus hijos?'. Cuando relató con todo su dolor que su hija la maltrataba, dijeron: 'Sí, vale, pero ¿y su hijo David? ¿Qué le ha hecho?'. Pues ha llegado el episodio 10, el que despeja esa última incógnita de los negacionistas".

Entre esos negacionistas incluyó a sus propios compañeros de profesión, todos aquellos que no han comulgado con el testimonio que está aportando Rocío Carrasco desde hace diez semanas: "Cuando hablo de negacionistas no me estoy refiriendo únicamente a señores que sostienen un cartel de 'Stop feminazis'. Hablo de periodistas, de colaboradores de esta cadena y de otros, y de grandes comunicadores a los que parece que les da rabia no haber podido contar ellos esta historia y se dedican a torpedearla". Un dardo que podría ir dirigido a colaboradores como Joaquín Prat, María Patio, Antonio Rossi y Alessandro Lequio, así como a presentadoras como Paz Padilla o Ana Rosa Quintana.

La presentadora de El programa de Ana Rosa no ha querido pronunciarse sobre las palabras pronunciadas por su compañera de cadena y, al igual que hizo el jueves pasado, ha preferido ausentarse del Club Social donde se debaten los asuntos de la prensa del corazón. Ana Rosa ha dejado al cargo de la tertulia a su compañero Joaquín Prat, que analizó todo lo relacionado con el documental junto a Paloma García Pelayo, Antonio Rossi y Paloma Barrientos.

Con este acto, Ana Rosa deja claro que no piensa entrar en la guerra de productoras que está teniendo lugar en Mediaset desde hace semanas. Mientras que los programas de La fábrica de la tele (Sálvame, Socialité, Rocío: contar la verdad para seguir viva) se han posicionado del lado de Rocío Carrasco, los programas de Unicorn Contest (donde es accionista Ana Rosa) prefieren apostar por la protección de Rocío y David Flores.

A continuación