Kiko Matamoros, el inesperado (y único) azote de Rocío Carrasco en 'Sálvame'

Kiko Matamoros no se cree todo el relato de Rocío Carrasco, que no ha dado "respuestas" a muchas cosas.

Chic

El regreso de Kiko Matamoros a Sálvame tras quince días aislado por el coronavirus no podía venir sin polémica. Y esta vez ha sido a costa de Rocío Carrasco y su serie documental en Telecinco, concebida como un ajuste de cuentas de la hija de la más grande a todos los que la han rodeado en su vida, especialmente su ex Antonio David.

Un testimonio alabado por gran parte de la platea de Telecinco pero no por Kiko Matamoros, uno de los pocos que no se creen la historia de Rocío Carrasco o que, al menos, cree que los dos implicados —ella y Antonio David, que ahora prepara su respuesta legal— se creen verdaderamente y a la vez las "víctimas".

En concreto, y pese a que compañeros como Belén Esteban "fliparon" con el relato de Rocío y lo creyeron a pies juntillas, el colaborador sigue encontrando difícil de justificar su labor como madre: "Ojalá, y lo digo con el corazón en la mano, podamos entender esa dejadez de su función".

Además, otra polémica que ha rodeado el asunto, a modo de efecto colateral de sus declaraciones (y el posterior despido fulminante de Antonio David) ha sido la presunta grabación de conversaciones con la dirección de Sálvame por parte del colaborador y ex guardia civil, algo de lo que Kiko también duda: él cree que "no es así" y pide ver "pruebas" de ello.

Kiko Matamoros ha asegurado también que ha hablado con Antonio David en varias ocasiones, y su preocupación siempre ha girado en torno al bienestar de sus hijos en común con Rocío. "No vengo a defender a Antonio David, pero tampoco vengo a cortarle la cabeza a nadie. Hay algo absolutamente inentendible desde los parámetros de una persona normal en Rocío Carrasco, ese aislamiento... Ojalá explique esa dejación con sus hijos y el ponerles en manos de un monstruo, según ella".

Laura Fa se lanzó de inmediato contra Matamoros, que tuvo que defender su versión ante las justificaciones de Belén Esteban o Paz Padilla, que pidió "no posicionarse". Lo hizo asegurando que la única víctima en ese drama es Rocío Carrasco.

Él, por su parte, se defendió asegurando que no pone "en cuestión la versión de Rocío Carrasco, creo que lo que cuenta es la verdad o cree que es la verdad".

A continuación