Kiko Rivera prepara su mudanza tras 'La herencia envenenada': adiós a su sencilla vivienda

Kiko Rivera e Irene Rosales buscan una vivienda más privada que la actual, a pie de calle, y con otros requerimientos.

Chic/Agencias

Irene Rosales desveló este fin de semana en Viva la vida el importante paso que Kiko Rivera y ella darán próximamente, y que no es otro que cambiar de casa.

Instalados en una sencilla vivienda en Castilleja de la Cuesta desde poco después de comenzar su relación, la pareja ha decidido que es hora de empezar de nuevo en una residencia que cuente —como ha señalado la sevillana— principalmente, con mayor privacidad que la actual, a pie de calle, 4 dormitorios, despacho, jardín y plaza de garaje, entre otros requisitos. Recientemente la pareja sufrió cierto acoso con la llegada de unas cartas amenazantes.

Una exigente búsqueda que ya han comenzado ilusionados, aunque Irene es consciente de que no será fácil encontrar la casa de sus sueños. Ahora es Kiko quien confirma esta noticia que supone un soplo de aire fresco en el complicado momento por el que atraviesa a causa de su nula relación con su madre, Isabel Pantoja, y los recientes desencuentros con su prima Anabel.

Parco en palabras, y de lo más sonriente, Kiko asegura que "ahí estamos" (buscando nueva casa) y explica que el motivo de esta sorprendente mudanza es porque "hay momentos de la vida que uno tiene que cambiar". Todo sucede después de los tres polémicos especiales de Telecinco sobre La herencia envenenada de Cantora que han dinamitado sus relaciones familiares pero, previsiblemente, habrán aportado pingües beneficios a sus cuentas corrientes.

Un nuevo comienzo que se produce cuando lleva medio año sin dirigirse la palabra con su madre y que será, como el Dj confiesa, "con tranquilidad, poco a poco", puesto que ni Irene ni él tienen prisa por abandonar su hogar hasta que encuentren uno que cumpla con sus expectativas.

A continuación