El buen comienzo de año de Juan Peña

Carlos Pérez Gimeno

A Juan Peña, a pesar de los malos tiempos que corren, sus asuntos profesionales no le van mal. Al igual que en años anteriores, despidió el año y dio la bienvenida al 2021 trabajando. "No me puedo quejar en absoluto, un año más hemos estado en El Caribe, aunque en esta ocasión tan solo han podido venir Sonia, y nuestro hijo. Otros años han venido mis hermanos, suegra, y demás, pero este por las circunstancias no ha podido ser. Soy consciente que es un privilegio. En La Romana, Casa de Campo, Punta Cana, tengo un público muy fiel, llevo ocho años actuando allí, no sólo en Navidad, también por el torneo de tenis, de equitación, golf, fiestas privadas cuando se podían hacer...".

Al preguntarle cómo ha pasado el Fin de Año, y pese al reportaje de Hola donde se asegura que estuvo con su buena amiga Paloma Cuevas en la República Dominana, Juan Peña prefiere dar la callada por respuesta y ni desmiente ni afirma. Haciendo alarde de su discreción habitual, ha preferido no dar ningún detalle porque no quiere ni por un momento pensar que esa filtración publicada en la revista pueda haber salido de él. "Yo no hablo de mis amigos", sentencia al respecto.

El próximo mes de febrero, si todo va bien y la covid lo permite, saldrá su nuevo trabajo discográfico. "Se trata de un CD y un DVD de uno de los conciertos que ofrecí el pasado verano en Jerez de la Frontera. Me gustaría que saliera unos días antes del 14 de febrero, Día de los Enamorados, lleva por título A mi gente; todavía no sé sí se podrá hacer una pequeña presentación".

Juan Peña está encantado con la recuperación de una sala emblemática de Madrid. Se trata de Torres Bermejas, un tablao durante muchos años era de sobra conocido donde tiene lugar el acto de entrega del Garbanzo de Plata a reconocidos personajes de todos los estamentos. El último que se concedió, por ejemplo, fue a Doña Letizia antes de ser Reina. "Queremos restablecer los premios, aparte lo hemos convertido como en un club social privado, como los que existen en otros países como Inglaterra. Se puede cenar y disfrutar del flamenco, allí actúo, y estoy muy contento con este proyecto que empieza en octubre. Está funcionando muy bien y sobra decir que todo se hace con las estrictas medidas de seguridad. El aforo no es grande, lo que sí es muy exclusivo”.

El andaluz es una persona muy inquieta y reconoce que, a pesar de todo, no le ha ido mal en el 2020. "En verano trabajé en Ibiza, Mijas, Marbella, Jerez, aparte de lo que acabo de contar y, si no hay ningún contratiempo, hay prevista una actuación en marzo en Dubái, pero habrá que esperar hasta el último momento". Al 2021 le pide salud para los suyos y, si sobra, un poco para él.

A continuación