Nacho Palau, antes de su juicio contra Miguel Bosé: "Todo es un despropósito"

El próximo lunes se celebra en Madrid el juicio que enfrenta al cantante con su expareja durante 26 años.

Chic

El próximo 19 de octubre a las nueve de la mañana Miguel Bosé tiene una cita en el Juzgado de Primera Instancia e Instrucción nº4 de Pozuelo de Alarcón en Madrid. Hace dos años, su pareja durante 26 años, el escultor Nacho Palau, demandó al artista por filiación de sus hijos Yvo y Telmo. Palau defenderá ante el tribunal que estos niños, y los que tuvo Miguel Bosé, Tadeo y Diego, son hermanos a pesar de no tener la misma sangre ni los mismos apellidos. "Entre ellos existe una filiación afectiva e intencional", ya que fueron concebidos con el objetivo de vivir en una misma familia, reclama Palau.

Tal y como publica en exclusiva el digital de Vanity Fair, Nacho Palau no quiere pronunciarse demasiado sobre el tema, pero sus pocas palabras transmiten preocupación: "Me ha fastidiado la vida. Me vine a casa de mi madre, no tenía otro sitio. Ya no quiero nada para mí. Estoy pluriempleado. No puedo llevarlos a un colegio privado. Los niños se necesitan y me importa que la familia esté separada. ¡Todo es un despropósito!", confiesa al medio. El abogado de Palau, José Gabriel Ortolá, ha llamado a declarar a algunos de los que escucharon declaraciones de Bosé hablando de "mis cuatro hijos".

Desde su separación de Bosé, el escultor trabaja como cocinero en una residencia de la tercera edad en Chelva. Su situación económica es precaria, pero ha conseguido que los cuatro niños compartan algún tiempo de vacaciones juntos. Palau ganó la primera batalla judicial para lograr la reunión de los hermanos: "Estuve en Somosaguas y Miguel me invitó a quedarme, pero preferí estar en un hotel. No hablamos con tranquilidad, pero me sigue gustando su música. ¡Se la echa de menos!", finaliza Palau.

A continuación