Angela Dobrowolski descoloca a los reporteros en casa de Mainat con un sorprendente gesto

La mujer de Josep Maria Mainat protagoniza otra pintoresca escena a las puertas de la vivienda del productor.

Chic

Los reporteros de televisión hacen guardia en casa de Josep Maria Mainat desde hace días atentos al incesante movimiento de gente. Fue este jueves cuando Angela Dobrowolski, mujer del productor catalán que supuestamente intentó asesinarle con inyecciones de insulina, dio sus primeras declaraciones a la prensa.

La alemana salió de la vivienda con una peluca blanca, mascarilla negra y grandes gafas de sol para cubrir su rostro por completo, pero lo que más sorprendió fue su gesto con los reporteros, a quienes ofreció unos cruasanes de chocolate. "Para qué hablar si se puede comer", dijo la mujer de Mainat. Los reporteros de Sálvame y Ya es mediodía rechazaron con educación el bollo y se limitaron a preguntar cuándo abandonará Angela la casa y dará su versión de lo sucedido, aunque sin suerte. "No se te habrá ocurrido comerte un cruasán", preguntó Sonsoles Ónega al reportero Marc Calderó. "Ha sido surrealista", aseguró él.

La casa de Mainat se ha convertido en uno de los focos de mayor interés informativo de los últimos días. Los reporteros que han hecho guardia en la puerta se han encontrado con sorpresas y giros de guion prácticamente a diario. Hace una semana apareció Alina en esta historia, que gritaba frente a la vivienda que le devolvieran su documentación y contaba que era la novia del escort latino al que contrataba Ángela. Alina y Gabriel, el "escort latino", llevan viviendo en la casa de Mainat dos semanas porque "por culpa de Angela" perdieron la suya.

Esta misma semana se vio a otra mujer que llegaba a la casa porque decía que tenía información importante para Pol Mainat, el hijo del productor, a pesar de que sabía que ni él ni su padre estaban en esos momentos en la vivienda.

A continuación