Lequio asegura que don Juan Carlos llamó a su madre "llorando como un niño" por Bárbara Rey

El colaboradora ha hecho pública una anécdota protagonizada por su madre Beatriz de Borbón y Battenberg y el entonces Rey Juan Carlos.

Chic

La última entrevista de Corinna Larsen para un conocido medio español criticando el papel de doña Sofía y detallando los secretos amorosos de don Juan Carlos ha hecho que Alessandro Lequio, número 27 en la línea de sucesión al trono español, haya hecho pública una anécdota protagonizada por su madre Beatriz de Borbón y Battenberg y el entonces Rey.

Según ha contado el colaborador en El programa de Ana Rosa, en su adolescencia fue testigo de algunas de las llamadas que se intercambiaban los primos: "Tenía 17 años, no existía el telefonito como ahora. Él llamada y contestaba mi madre. Yo me dedicaba a escuchar la conversación para enterarme".

Asegura que durante una de las llamadas, presenció "un momento alucinante": "Ese día contesté yo al teléfono y me dijeron: 'Hola, ¿qué tal? Quiero hablar con doña Sandra'. Yo pregunté: '¿De parte de quién?' y me contestó: 'Del rey de España'. Le paso a mi madre y empecé a escuchar al Rey llorar como nunca por la novia que tenía en ese momento", ha descrito Lequio. "Era 1977, lloraba como un niño por su primer amor, ni yo lloraba así en esa época". Alessandro, que estaba "cotilleando" la conversación, ha confesado: "No podía creerlo, se me cayó la mandíbula".

El colaborador ha dado más detalles de la chica por la que el rey emérito habría llorado "a mares" durante su juventud: "Lo del 77 creo que era por Bárbara Rey. Él se enamoraba como un loco, como un niño". Además, ha recordado una de las historias vividas con don Juan Carlos en el Fortuna: he visto cómo cogía los prismáticos para mirar el barco de allá donde estaba su amiguito con todas sus amiguitas, Marta Gaya incluida. De repente, veo que la reina Sofía está llegando y yo le avisaba: 'Tío Juanito, mira para allá'. Entonces él miraba para otro lado a la vez que me decía: '¡Qué listo eres!'".

La conclusión que saca Lequio de las palabras de Corinna y las historias que ha vivido junto al rey emérito es que "siempre le han encantado las mujeres" y que "él ha tratado a todos los hijos de sus amantes como sus hijos y a todas sus amantes las ha hecho sentir su mujer".

A continuación