El calvario de Anabel Pantoja: pide perdón por su vídeo más polémico y se enzarza con Rafa Mora

Anabel ha pedido perdón por un vídeo que hizo en malas condiciones. Además, ha recordado su trauma del pasado.

Chic/Agencias

Anabel Pantoja no ha podido tener una vuelta más difícil a Sálvame. La sobrina de Isabel Pantoja ha tenido que enfrentarse a sus fantasmas del pasado, más concretamente, a un vídeo que publicó en su perfil de Instagram cuando no estaba en perfectas condiciones.

Un día de confinamiento Anabel tomó más de agua con misterio de la que debía y se le notó en el directo de Instagram. Su novio, Omar, le pedía durante el vídeo que se fuera a dormir. Sin embargo, Anabel se negaba gritando: "¡Que me dejes!" y "¡Cállate la boca!".

El miedo a que su pareja, el canario Omar Sánchez, decidiese poner punto y final a su relación tras este suceso ha llevado a Anabel al borde del abismo.

De lo más nerviosa y enfadada, la joven discutió con su compañero Rafa Mora al considerar que este había llamado "calzonazos" a su chico. "Una mala noche y un mal día lo hemos tenido cualquiera ¿Me vais a crucificar? ¿Por qué no me lleváis a condenarme? ¡Es que es muy fuerte! Me arrepiento, pido perdón a toda mi gente ¡Dejadme ser feliz, evolucionar como mujer, casarme!", pedía Anabel al programa de rodillas.

"A tomar viento, no he venido aquí a que me juzguen mi relación, te lo aviso", dijo Anabel quitándose el micro para marcharse. Luego se quedó pero arremetió contra el colaborador llamándole "machista" y "antiguo". Él, mientras, pedía que no hiciera demagogia y se alteraba igual que ella: "De machista, nada".

Además, los celos de la prima de Kiko Rivera entraban en escena por un comentario que había hecho una de las Mellis. Una situación que ella reconocía: "He sido celosa enfermiza, con mi primer novio íbamos andando por la calle, pasaba una chica y yo me descomponía por si se enamoraba".

Aún así, explicó que su pareja conoce cómo es y que se quiere casarse con ella por algo será: "Si esa persona me ha elegido para casarse conmigo, creo que tampoco es tonto".

En cuanto a sus inseguridades, Anabel explicó a Paz Padilla que nunca se había planteado que pudiese tener un desorden alimenticio: "Yo comía por dos personas, siempre de más, pero fui al médico a operarme, no a ver si tenía un trastorno".

A continuación