Jordi Cruz: "Mi madre pensaba que yo iba para delincuente"

Carlos Pérez Gimeno

Jordi Cruz ha sido nombrado embajador del nuevo cepillo dental Oral-Bio, que según comentaron en la presentación es toda una revolución. Durante su comparecencia ante los medios comentó cómo está viviendo todo el lo que concierne al Covid-19. “Lo llevo con resignación, es la naturaleza y no es la primera vez que un virus nos lo pone difícil. Nuestra actitud debería ser un poco más inteligente y de querer entenderlo entre nosotros, porque nadie es culpable de esto. Afortunadamente no he contraído el virus, he sido muy cuidadoso, he tenido mucha prudencia. He pasado la mayor parte solo en casa con mis gatos.

"Desde mi punto de vista, que es el gastronómico, no es nada fácil"; continuó. "Yo tengo a suerte de tener un restaurante en propiedad, tenemos mucha distancia entre las mesas y un equipo que tiene muchos tipos de protocolos, ni que decir tiene la gran seguridad que hay. No me meto con ningún político, pero no es normal que haya que cerrar a las 11 de la noche, para eso es mejor cerrar y que no quiten el ERTE. Vamos a perder muchos compañeros que lo estaban haciendo muy bien, y con una gran ilusión, es una pena. Yo estoy siempre en el restaurante, reconozco que MasterChef ayuda mucho q que a gente vaya, nada más terminar de grabar me voy allí, sin pasar por casa”. Así contó.

Jordi gana en distancias cortas, no es para nada antipático como se le puede llegar a ver en el programa. “No soy el malo, pero sí el más exigente, y lo hago para que todo salga bien, y pongan todo el interés que requiere. En mi restaurante soy peor, nunca doy un grito, pero mi equipo sabe lo que quiero con tan solo mirarlos”.

Jordi y el periodista Carlos P. Gimeno | Archivo

Esta edición, según comentó, es muy divertida. "Me he reído mucho, ha sido muy especial. En cuento a preferidos, pienso que hay diferentes disciplinas y conceptos. Flo es muy divertido, y lo paso muy bien con él. Celia Villalobos es una persona muy humana, con una disciplina complicada seguramente por la política. Es una ama de casa, y quiere que la vean así, tiene mucho carácter, es una persona maravillosa. Y Jesús Castro, estoy convencido que volvería a repetir la experiencia, es muy competitivo, no estaba relajado pero no tenía mala actitud”. Así los definió.

Se nota cuando se está a distancia corta que es una persona que se cuida y que lleva una vida saludable. “Procuro comer entre semana comida sana, pollo a baja temperatura con arroz. Me encanta comer, y un día a la semana es como Sodoma y Gomorra, como de todo, cochinillo, asado, Escudella, que es como el Cocido Madrileño... Hay momentos para todo, como para la hamburguesa, o las alitas de pollo del Burger. Me encanta comer, lo único que no me gust, son los insectos, me dan mucho asco, y eso que va a ser la proteína del futuro.

Al preguntarle cuándo le empezó a interesar la cocina, contó que desde pequeño. “Yo tenía 7 años, y siempre fui muy inquieto, no paraba, es cierto que era muy creativo, pero no ordenado y no estaba focalizado en ninguna disciplina. Mi madre pensaba que iba para delincuente. Y un día me dijo mientras yo estaba fisgando los armarios de la cocina que debería ser cocinero, y puse toda mi energía en ello, y me ha ido bien”.

El Chef mantiene una relación con la arquitecta brasileña, Rebecca Lima, y reconoció que los fogones no son su fuerte. “Cocina poco y agradece mucho cuando lo hago yo. En esta edición no estará”. 

A continuación