Nueva zancadilla a Belén Esteban: Toño Sanchís urde un nuevo plan para perjudicarla

Toño Sanchís ha recurrido a un nuevo ardid para retrasar a Belén Esteban y su toma de la casa de Villanueva del Pardillo.

Chic

La historia entre Toño Sanchís y Belén Esteban tiene visos de continuar. Pese a que la colaboradora de Sálvame hace tiempo que dio por ganada la larga batalla judicial contra su exmánager, queda aún un importante extremo por atar: la casa familiar que Sanchís ha venido ocupando y que Belén ya había reclamado como suya.

Según el periodista Dani Montero en El Programa de AR, Toño Sanchís va a usar esa casa como contraataque. Debido a que su agencia perdió dinero y clientes hasta declarar pérdidas de más de 200.000 euros –una situación de "quiebra técnica"–, Toño ha declarado la empresa en concurso de acreedores. Y la casa estaba a nombre de esa sociedad, no al del antiguo amigo de Belén.

El proceso judicial, por tanto, es totalmente distinto a si la construcción perteneciera a una persona. Esto significa que se paralizan todos los procesos de reclamación, entre ellos los que afectaban a Belén Esteban. El 29 de octubre el Juzgado Mercantil número 13 envió un bloque de procesos de reclamación de la empresa, incluyendo la casa de Belén.
Fue –se explicó en El Programa de AR– justo el día en que Belén Esteban intentaba formalizar la escritura de la casa de forma definitiva.

¿Quiere decir esto que Belén se quedará sin la casa de Villanueva del Pardillo de manera definitiva? No necesariamente. Se trata, eso sí, de una maniobra de "retraso o dilación" perfectamente estudiada por Toño, que sigue agotando recursos para frenar a su antaño amiga.

chalet-tonosanchis-villanueva11.jpg
La casa de Toño... o de Belén | Archivo

Y es que, de caer de nuevo en manos de la empresa de la mujer de Toño, "la casa podría servir para saldar las deudas de los bancos, que tienen prioridad", explicó Montero. Belén se quedaría sin cobrar su deuda, al menos a través de la casa, y tendría que buscar otros recursos.

De momento, Belén ya ha respondido tratando de acelerar el proceso presentando papeles para que la casa pase cuanto antes a sus manos. No está, por tanto, totalmente desprotegida. Al fin y al cabo, lo que ha pedido el Juzgado es que se bloquee el proceso allí donde se encuentre ahora a la espera de analizar la situación. Además, Belén siempre puede demandar a los administradores si considera que actúan de mala fe.

De modo que el proceso de la casa de Toño Sanchís sigue coleando, está muy vivo y a la espera de nuevas decisiones judiciales. Una zancadilla que se suma a las muchas otras anteriores, la última de ellas también relativa a la dichosa casa y su uso indebido por parte del representante, que puso disposición de un equipo de rodaje la propiedad para una campaña publicitaria. Una acción que podría haberle reportado la nada despreciable cantidad de 15.000 euros al margen de Belén Esteban.

A continuación