Óscar Tarruella, ex de Mónica Naranjo, arremete contra ella: "Sentía miedo a su lado"

Óscar Tarruella, ex de la cantante Mónica Naranjo, asegura que pasó "miedo" durante su relación.

Chic

Tres meses ha tardado Óscar Tarruella, expareja de Mónica Naranjo, en romper su silencio para revelar que ha vivido atemorizado por la cantante de "Sobreviviré". "No supe que sentía miedo hasta que dejé la relación", dice el titular de la revista.

Tarruella, Mozo de Escuadra, aparece en la revista Lecturas denunciando que Mónica Naranjo airea sus intimidades sexuales en su programa televisivo Mónica y el sexo, dedicado a ese tema. Amenaza con demandarla, pero de momento asegura que esperará.

La ruptura no fue amistosa, tal y como se dijo en su momento. "Dejó de hablarme. Nombró interlocutora a mi hermana. Luego quiso que fuera un abogado". Lo que más le dolió, que dijera que "habría preferido mi muerte a que la hubiera dejado".

Le molestaron especialmente las palabras de Mónica en El Hormiguero para promocionar su programa: "En plena faena, yo arriba y él abajo, yo cabalgando me di cuenta de que se estaba escurriendo por la cama. Le cogí, le puse en el centro y ahí se acabó el rollo. Me dijo él, como una muñequita, que yo era muy masculina, un marimacho", contó la cantante.

Tarruella contesta en la entrevista que percibió "rabia en esa broma de mal gusto", y que no sucedió exactamente como dijo ella. "Nos reímos y no seguí haciendo el amor, me podía haber dado un gran golpe". Pero niega haberla llamado "marimacho". "No me importa que me llame muñequita, ni maricón –explica– Si utiliza ese argumento como insulto, me deja alucinado y más cuando es la diva de los gays".

"Pasaba el aspirador de madrugada y me despertaba. Hoy odio el sonido de la aspiradora", dice también sobre su convivencia durante una relación que define como "tóxica" y "cruel", caracterizada ahora por el "despecho" una vez que él tomó la decisión de dejarla.

Dice sobre su convivencia que estuvo llena de discusiones y conflicto. "Mónica me advirtió que la vida con una artista era muy difícil. El ego es difícil de gestionar". Asegura también que nunca fue infiel, "ni física ni mentalmente", y que a ella le viene bien el "victimismo". Ahora está con otra persona y asegura: "Un día abracé a mi actual pareja y casi inconscientemente le dije: ¡Qué bien no tenerte miedo!".

A continuación