Alicia Senovilla, contra Belén Esteban: "Pasé de ser su hermana mayor a su peor enemiga"

La presentadora, que estrena En boca de todos, recuerda su descubrimiento de Belén Esteban en televisión y cuál es su relación actual. 

Chic

Alicia Senovilla lleva una década trabajando en la televisión de Castilla La Mancha. Ahora estrena programa en Telemadrid (En boca de todos), en horario de mañana, competencia directa a Susanna Griso y Ana Rosa Quintana. En una entrevista con ECOTEUVE.ES, la presentadora hace un repaso por su carrera y habla de Belén Esteban, a quien "descubrió" en las mañanas de Antena 3.

¿Cómo dio con la princesa del pueblo? "Teníamos que levantar el reality El Bus y buscábamos un personaje para comentarlo. Un día teníamos las revistas encima de la mesa y salía Belén Esteban, que acababa de romper con Jesulín (...) A mí me daba pena por la situación que estaba viviendo y la llamamos. Cuando llegó era muy inocente, tenía muchos miedos, no sabía nada del mundo de la televisión. Le abrimos las puertas, empezó a soltarse y le gustó tanto que fíjate dónde está", comienza.

La que fuera presentadora de Como la vida misma recuerda que, tras aquella primera entrevista, Belén dijo que sería la primera y última vez que hablaba de su separación del torero y de su hija Andrea. Corría el año 2000. Desde entonces, Senovilla no tiene relación con ella. "Ella y yo sabemos lo que pasó entre nosotras. Quise mucho a Belén, la tuve mucho cariño, la protegí, la adopté como si fuese mi hermana pequeña, pero esto es como los adolescentes, que las madres somos malísimas porque decimos lo que no quieren escuchar y sus amigos son los mejores porque les dicen lo que sí quieren oír, aunque no estén en el poder de la verdad".

Como su descubridora, Alicia Senovilla intentó darle algunos consejos para sobrevivir en el mundillo de la televisión, pero Belén tomó su propio camino y ahí nació el conflicto. "Me convertí en su hermana mayor. Quise darle consejos que, desde mi punto de vista, le podían beneficiar, pero ella no lo entendió así. Era una guerra perdida para mí y fue un desgaste a nivel personal,porque yo la quise y la defendí mucho y di muchas veces la cara por ella". "Pasé de ser su hermana mayor a su peor enemiga, porque decía cosas que ella no quería ver. Y yo veía y escuchaba cosas que me hacían daño. Me retiré, y ya está. No soy la guardaespaldas ni la madre de nadie".

A continuación