Pifostio

Rosa Belmonte

Estaba entretenida odiando palabras o expresiones y resulta que los universitarios tienen faltas de ortografía. O sea, que pueden decir postureo, cuñado, selfie, zasca, relato, zona de confort, identitario, señoro, red clientelar, sí o sí, cordón sanitario o indepes y, además, confundir baca con vaca y hatajo con atajo. El otro día nos sorprendíamos con que el 9,6% de las plazas de profesor de secundaria quedaron desiertas por el nivel ortográfico de los aspirantes. De universitarios que pretenden enseñar. Amárrame los pavos. Wert, ese tipo tan odiado, introdujo los dictados en la Lomce en 2013. Un látigo tendría que haber introducido también.

Y dicen los profesores de secundaria que no se suspende más porque la Inspección Educativa lo impide. Cuando yo era pequeña y nos decían en el colegio que iba a venir la Inspectora (siempre era una mujer) nos moríamos de miedo, como si fuera a venir la señorita Trunchbull. Aunque en realidad a la señorita Trunchbull ya la teníamos en forma de monja a la que le sonaban los muslos rozándose al andar (por la faja). Un sonido que en el silencio de la noche daba más pánico que El exorcista. A la inspectora siempre se le ocurría preguntar algo que seguramente no sabíamos. Ahora la Asociación de Inspectores de Educación pide que se apruebe el bachillerato con un suspenso. El Fary decía que detestaba al "hombre blandengue". Estamos haciendo inspectores blandengues y estudiantes blandengues. Sin disciplina y sin estudio ¿cómo demonios va a haber aprendizaje? No es suficiente, como sacaba El Mundo Today, que Knorr incorpore tildes a sus sopas de letras.

"Te dije nena dame un beso y tú contestates que no", cantaba Ana Torroja en ‘La fuerza del destino’. Por otro, lado en la actualidad tenemos a Grande-Marlaska y a Manuela Carmena, ambos licenciados en Derecho, diciendo "preveyó" (hasta el corrector me lo cambia). Hace tiempo, Pedro Sánchez dijo "preveyéndola". Pero no era presidente del Gobierno, así que según la teoría de Carmen Calvo el presidente del Gobierno no pronuncia "preveyéndola".

Ayer oí a un reportero de Sálvame diciendo que en no sé dónde se había montado un "pijostio". Es verdad que pifostio (jaleo, follón, pitote) no se ha colado en el diccionario ¿pero pijostio? Vale, suena bien. "Creo que nuestro sistema educativo es una mierda", soltó un día Ylenia Padilla, conocida por Gandía Shore y egresada de la Insigne Academia Asnal. Una mierda y un pifostio. O pijostio.

A continuación