Play

Las altas emisiones de dióxido de azufre entierran la esperanza de que la erupción llegue pronto a su fin

El volcán de Cumbre Vieja emite 13.100 toneladas diarias. Los expertos consultados por LD descartan el final de la erupción a corto o medio plazo.

Sandra León

Después de 18 días, la erupción del volcán de Cumbre Vieja no tiene visos de llegar a su fin. A pesar de que en las últimas horas la situación parece haberse estabilizado, los expertos advierten de que las altas emisiones de gases tóxicos descartan el fin de la erupción a corto o medio plazo.

Ante la imposibilidad de realizar mediciones en tierra en condiciones óptimas debido al corte de carreteras, los técnicos del Instituto Volcanológico de Canarias (Involcan) han conseguido instalar sus sensores ópticos en una patrullera de la Guardia Civil que navega por aguas de La Palma.

13.000 toneladas diarias

Gracias a esta técnica —que hasta ahora no se había utilizado nunca en Canarias— se han podido obtener resultados de muy buena calidad, aunque nada halagüeños. Según sus estimaciones, el volcán emite en estos momentos 13.100 toneladas diarias de dióxido de azufre, una elevada tasa de emisión que indica una probabilidad muy baja de que la erupción esté remitiendo.

"Para estar cerca del final de la erupción, las emisiones deberían bajar drásticamente. No hay un valor fijo, pero 13,000 toneladas es un valor muy alto", asegura a Libertad Digital David Calvo, portavoz de Involcan.

Precisamente la toxicidad del SO2 es algo que preocupa a los expertos, que advierten de que "una exposición prolongada puede provocar incluso la muerte". En todo caso, el mayor peligro se concentra en el foco eruptivo, por lo que, a priori, no debería plantear ningún problema a los palmeros, a los que las autoridades mantienen alejados de los puntos calientes.

humo-azufre-230921-recorte.jpgLos riesgos del dióxido de azufre: "Una exposición prolongada puede provocar la muerte"

El aeropuerto, cerrado

Por otro lado, gran cantidad de cenizas que se ha acumulado en las últimas horas en muchos lugares de la isla ha obligado a cerrar el aeropuerto de La Palma. Así lo ha confirmado AENA, que asegura que sus operarios trabajan sin descanso para conseguir limpiar todas las pistas y recuperar la actividad lo antes posible.

En cuanto a las coladas de lava, Calvo explica a LD que en estos momentos estamos en "fase de madurez", o lo que es lo mismo, en una fase de cierta estabilidad. El volcán "expulsa por las bocas eruptivas la misma cantidad que recibe de zonas profundas". Aun así, el portavoz de Involcan confirma que en la mañana de este jueves la colada principal se ha desbordado y una nueva lengua de lava cae al mar entre Los Guirres y el Charcón. En cualquier caso, esto no supone un peligro inminente para los palmeros, ya que el único núcleo poblacional cercano a este nuevo foco es La Bombilla y ya había sido evacuado previamente.

A continuación