El penúltimo raulista vivo

Zubizagenio

Este Zubizarreta es la monda. Sé que él no pretende resultar gracioso, que lo que quiere es resultar solemne, pero es que sus primeras intervenciones públicas están siendo de traca. Debí darme cuenta de que esto iba a ser así tras escuchar sus anodinos, prescindibles y aburridísimos comentarios en Televisión Española, pero es que este chico se está superando a sí mismo. Preguntado por el "caso Cesc", el nuevo y flamante director deportivo culé dijo que la solución al culebrón era "que no se hubiera ido al Arsenal". ¿Es o no es digno del Club de la Comedia?... Está todo el mundo dándole vueltas y más vueltas a la historia, que si te ofrezco tanto, que si yo pido el doble, que si el chaval quiere venir a jugar a España, que si el "entorno" acusa al Barcelona de no poner toda la carne en el asador, que si no hay pasta en la caja fuerte por culpa de Laporta, y llega Zubi y da con la clave de un plumazo: "¿la solución?... La solución es que no se hubiera ido". Estaba ahí, delante de nuestras mismísimas narices. Sencillamente genial.

¿La solución a que el Madrid tenga 9 Copas de Europa en sus vitrinas y el Barcelona 3?... Esa es fácil: que Di Stéfano no hubiera fichado nunca por el Real. La segunda intervención más o menos pública de Andoni (¡que le escondan cuanto antes por Dios!) fue para decir que la convocatoria de Vicente del Bosque para el partido amistoso contra Méjico era una "noticia difícil de digerir". Y ahí no le puedo quitar la razón... ni tampoco dársela. Puede, sólo puede, que si el Barcelona se hubiera dirigido a la federación para sugerir que el seleccionador se llevara esta vez menos jugadores culés teniendo en cuenta el partido de ida de la Supercopa contra el Sevilla, Del Bosque hubiera llevado a 5 y no a 7... ¿Quién tendría que haber dado ese paso?... Pues sí señor, Andoni Zubizarreta.

El caso es que Cesc, que parecía encauzado, no vendrá esta temporada al Barcelona. En realidad es cuestión de tiempo que lo haga porque está loco por la música y en su comunicado deja claro que siempre ha soñado con jugar allí. Fábregas es muy jovencito y tiene todo el tiempo del mundo para triunfar en el Camp Nou. Desde el club catalán se filtra que ellos nunca ofrecieron más de 40 millones de euros mientras que Wenger, que al parecer no es un grano en el culo únicamente para el Madrid, pedía por encima de los 60. Este es, sin lugar a dudas, el primer fracaso de la nueva etapa de Sandro Rosell como presidente culé, aunque a su director deportivo le parezca, he de confesar que no sin cierta razón, que la solución a los males de unos y otros habría sido no dejarle escapar. Un lince. ¿Qué hacemos, Zubi, le damos para atrás a la maquinita del tiempo?...

A continuación