El penúltimo raulista vivo

Yo que no soy luisista...

Aunque no hay peor cosa que la radio contada, de esto que me contaron, porque no pude oír en directo, sí me fío. En La Mañana, Luis Herrero le preguntó a Federico Jiménez Losantos qué era más importante que el futuro del Partido Popular, a lo que éste respondió lo siguiente: "mi libertad es más importante". ¿Qué es más importante para mí que los triunfos de las selecciones españolas de fútbol, baloncesto, rugby o petanca?... Diré lo mismo que le contestó Federico a Luis: mi libertad es más importante que el éxito de cualquier selección deportiva nacional. Viene esto a colación porque, sin esperar siquiera a que ganemos la Eurocopa, sin dar tiempo suficiente para que venzamos a Rusia, primero, y Alemania o Turquía después, como estoy convencido de que sucederá, ya me ha saltado a la yugular algún amable lector inquiriéndome a propósito de mi futuro personal y profesional inmediato si, tal y como parece, España gana brillantemente esta Eurocopa sin la presencia del capitán del Real Madrid.

Aprovecho para contar aquí que, tanto en el caso de que España gane la Eurocopa como en los casos, bastante más improbables que el anterior, de que nuestra selección caiga en semifinales o pierda en la gran final quedando por lo tanto subcampeones, mi futuro profesional inmediato, salvo sorpresa monumental, consistirá en sustituir a José Antonio Abellán en El Tirachinas durante los meses de julio y agosto, continuar escribiendo todos los días en Libertad Digital como sucede desde hace ya ocho maravillosos años, y contar los deportes en Popular Televisión de lunes a viernes en el Informativo de las doce de la noche que tan acertadamente dirige mi buen amigo Ricardo Ruiz de la Serna. Y, en cuanto a mi futuro personal, pretendo marcharme el sábado 5 de julio al madrileño pueblo de Guadarrama donde, por otro lado, veraneo desde hace 35 años. Me "meteré" en mi pisito de la sierra e iré las veces que pueda -cuantas más, mucho mejor- a ver a mis amigos de La Chimenea La Estación.

Con todo esto quiero decir que mi vida no variará sustancialmente ni en el campo profesional ni, por supuesto, en el personal, suceda lo que suceda en la Eurocopa. Eso sí, a quien me pregunte acerca de la visión que tengo de la jugada le diré que España estuvo brillante, que Luis acertó en sus planteamientos y que se equivocó no convocando a Raúl González Blanco y no sabiendo explicar luego por qué no le llevó. Sinceramente les digo que no sé si los luisistas están más contentos por Luis o por España. Yo, que no lo soy (me refiero a luisista por supuesto), me alegro por Luis y siento una incontenible satisfacción por lo que mi selección está haciendo hasta ahora en este campeonato. Pero, ¿saben ustedes qué es más importante para mí que el éxito o el fracaso de un equipo español de cualquier modalidad deportiva?... Efectivamente: mi libertad, esa de la que pienso seguir disfrutando todos y cada uno de los días del año, esa sin la cual no tiene ningún sentido este trabajo.
A continuación