El penúltimo raulista vivo

Yo iría a por Messi

Desde que el 14 de noviembre Marca diera el banderazo de salida ("Se lo piensa") a Leo Messi le han relacionado con United, City... y ahora PSG. Sólo los clubes anteriormente citados más Real Madrid y probablemente el Bayern de Múnich podrían pensar en acometer una operación económica tan sumamente compleja. Y no se trataría únicamente de dinero (de ser así se iría a China o a Qatar, siguiendo los pasos de Xavi) sino también de que a Messi pudiera garantizársele un proyecto deportivo ambicioso y que siguiera manteniéndole en lo más alto del escalafón mundial. El último en asomar la patita, como decía, ha sido el PSG que, según RTL, se habría puesto en contacto con Jorge Messi a través de un viejo conocido de la afición culé, Patrick Kluivert, que hace las veces de director de fútbol en el equipo francés.

Tal y como yo lo veo, Messi sólo tiene tres salidas razonables. La primera sería quedarse en el Barça, la segunda marcharse a la Premier y la tercera... seguir en España pero no en su club de toda la vida, o sea fichar por el Real Madrid. Pese a que algún trompetero del Barça se desgañitara en su día negándolo rotundamente, el Madrid lo intentó en su día. El Real lo intentó y el "entorno" de Messi escuchó muy atentamente lo que el Madrid tenía que decirle. Por lo que yo sé, el triple salto mortal con tirabuzón estuvo muy cerquita de producirse pero, al final, el jugador, que es un chico tranquilo, no quiso jaleos. De haberse llevado a cabo, aquella operación habría puesto patas arriba el fútbol español, europeo y mundial. Algo parecido a si mañana el Barça tentara a Cristiano y éste acabara aceptando.

El otro día Griezmann dijo que él nunca se iría al Real Madrid en primer lugar porque él no quiere y, en segundo lugar, porque existe un pacto de caballeros. No sé nada de un pacto de caballeros. O, para ser exacto, sigo sin tener conocimiento de que eso sea así. Más que nada porque en el fútbol hay poquísimos caballeros, casi ninguno. Si yo fuera Florentino, iría a por Messi si existiera una posibilidad mínimamente razonable de que el jugador pudiera sentarse a escuchar... otra vez. A Messi aún le quedan cinco años de fútbol al máximo nivel, quién sabe si incluso sus mejores cinco años. Y, por el grado de crueldad que está empleando con su actual club (hoy filtro que me lo pienso, mañana que viene a por mí el City, pasado que me ronda el PSG...) me da la sensación de que en esta ocasión al jugador sí podría irle la marcha. 

A continuación