El penúltimo raulista vivo

Y a Cristiano que le den la Luna de una vez

Hubo un artículo mío sobre Ronaldo, el del 3 de septiembre del año pasado titulado Florentino debe facilitarle la salida a Cristiano, que llamó mucho la atención en su momento y que aún hoy, más de 9 meses después, se me sigue afeando por parte de algunos aficionados. También escribí otro sobre Mourinho y un tocho infumable y, apoyándose en aquella aguja entre un pajar de elogios, más de un fanático y más de dos siguen repitiendo que yo no he defendido a Mou. Por cierto que acabo de leer de nuevo el artículo sobre Cristiano y, como no podía ser de otro modo salvo que no creas lo que escribes, suscribo punto por punto lo que dije en aquella ocasión. Ojo, suscribo lo que dije yo, y ahí sigue dicho, y no por supuesto lo que otros dicen que yo dije o interpretan que quise decir.

Aquel artículo vino a colación de unas declaraciones sin sentido y a deshora, unas manifestaciones inexplicables realizadas cuando acababa de arrancar una nueva e ilusionante temporada. Aquellas declaraciones generaron zozobra en la casa blanca y fueron lógicamente empleadas por el antimadridismo como ariete de primer nivel. No soy realmente capaz de calcular el daño que esas declaraciones de Cristiano le hicieron al Real Madrid como institución (porque la verdad es que él siguió demostrando sobre el campo que es el número uno mundial) pero sí se puede constatar que a Mourinho, que sigue sin asimilar eso de que un remero tire hacia el norte y otro lo haga hacia el sur, no le hicieron ni mucha gracia ni poca y que probablemente ése fue el arranque de la quiebra en la relación entre ambos, que se me antojaba fundamental para el correcto devenir del año futbolístico merengue.

La historia vuelve a repetirse ahora, y vía Twitter además, cuando Cristiano cuelga un comentario en su cuenta asegurando que todas las noticias sobre su renovación son falsas. Cristiano, que hace algunos días dijo que no habría problemas, se desmiente implícitamente a sí mismo puesto que todas y cada una de las informaciones (empezando por las declaraciones del propio Florentino Pérez) sobre la renovación del mejor futbolista del mundo decían que se llegaría a un acuerdo. Yo también apuesto a que Cristiano colgará las botas en el Real Madrid, creo que lo contrario supondría un cataclismo deportivo para el club y supongo que, consciente de ello, tanto él como Mendes estarán pidiendo la Luna. Que se la den, que le den la Luna, pero que no vuelva a decir que está triste o a montar un guirigay por Twitter que nadie acierta a comprender y que solo veo aplaudiendo a Sandro Rosell. Y si resulta que no quiere la Luna sino que pretende el Sol que lo diga claramente y de una vez por todas y no por capítulos porque, tal y como dijo una vez don Alfredo di Stéfano, ningún jugador es tan bueno como todos juntos, ni siquiera éste.

A continuación