El penúltimo raulista vivo

Xavi: diario de un hombre lobo en Kiev (II)

La verdad es que me resulta un poco cómica la defensa a ultranza de Xavi a la que se lanzaron tanto Del Bosque como Grande al darse cuenta del (lógico) impacto de las declaraciones del segundo a la página web Diario de la Roja. Como el mensajero, a quien por cierto conozco desde hace más de 20 años y por quien pongo manos y pies en el fuego de San Juan, es en este caso muy puntilloso y lo tendrá todo grabadito y a buen recaudo no han podido matarle y se han puesto rápidamente manos a la obra para completar un triple salto mortal dialéctico tratando de echar tierra sobre el asunto no incomodando más aún al jugador, que debe tener un carácter de mil demonios, sin desmentir tampoco la información del periodista, que va a Misa, y quitándole todo el hierro posible a lo dicho tanto por unos como por otros desdiciéndose con ese estilo que tanto le gusta a nuestro seleccionador, que no es otro que el de hablar de los pajaritos, de las nubes que se levantan y de la paz en el mundo para los hombres de buena voluntad.

Claro que Xavi no dio nombres, no le hizo falta. A Judas le bastó con un beso. Xavi juega de una forma en el Barça (acompañado por su amigo Busquets) y de otra diferente en la selección (con el doble pivote que completa Xabi Alonso). No hace falta ser Parménides para darse cuenta de que el culé estaba pidiendo la cabeza del madridista en bandeja de plata. Pero la defensa pública de Del Bosque y de Grande no tendría que haber sido el otro día de Xavi con "uve" sino del ausente, de Xabi con "b". Sinceramente no creo que el tolosarra, que además sabe muy bien de qué va la vaina, pierda ni medio segundo con esto pero... ¿qué pensará cuando vea confirmados por Toni Grande todos sus temores? ¿Y si él subiera ahora al despacho de Vicente para pedir la cabeza de Xavi?... Iré anotando desde ahora las horas, los minutos y los segundos que juega con España el guipuzcoano.

Lo que por otro lado denota esta actitud por parte de Xavi es algo que intuíamos y que ahora conocemos de primerísima mano: en la selección mandan o pretenden mandar los jugadores del Barcelona. Y la verdad es que, por mucho que lo intento, me resulta de todo punto imposible no ir un poquito más allá. Xavi ha querido limpiarse a un jugador que si por algo se ha caracterizado a lo largo de estos tres últimos años es por la defensa a ultranza de José Mourinho. También Álvaro Arbeloa ha defendido a muerte al portugués y tampoco creo que lo esté pasando excesivamente bien en Brasil. Por cierto que todo esto no hace más que darle la razón a Mou, que clavó el diagnóstico nada más aterrizar en nuestro país. No quieren paz sino sumisión y ésa no estaba en disposición de dársela el técnico portugués, de ahí que hubiera que echarle como fuera. La paz del cementerio blanco. Bailando todos el bimbó de Xavi Hernández. O pasas por el aro o me llevo la pilota.

A continuación